No, no soy una mala madre, soy una madre bakán

Nunca me preparé para ser madre y no tenía idea de qué era lo que trataba esto. No hice cursos ni recibí diplomados, crié a partir de mi instinto y jamás seguí ninguna corriente de crianza de moda. Seguí los consejos de mi abuelita y los consejos de mi hermana que fue madre antes que yo. Di agúita de apio para los cólicos y los hice dormir en su cuna al lado de mi cama para estar atenta y pendiente de ellos. Mis niños empezaron a probar la comida a sus 5 meses de edad. Les di jugos  y les di papillas de frutas cocidas. A los seis meses comenzaron con las mismas papillas que todos nosotros comimos cuando éramos chicos y apenas tuvieron sus primeros dientes dejé de lado las papillas y comencé a darles la comida que había en casa molida con un tenedor y conservando sus texturas. Nunca más les di la comida hecha puré y siempre comieron con una cuchara, la cuchara avión.

Tengo un déficit de sueño que ni en 5 años lograría recuperar, me canso y a veces quisiera lanzarme por la ventana o lanzar a mis niños por la ventana. Se me acaba la paciencia con facilidad. He gritado como si por mis venas corriera sangre italiana  y luego retorno a mi centro y aún así me considero una buena madre, una excelente madre. Soy una buena madre y me siento orgullosa de serlo. Mis niños son mi prioridad y los quiero más de lo que pensé que podía querer a un ser humano en este Planeta. Los lleno de besos y abrazos constantemente y les digo una y mil veces que los amo. Te amo-te amo´-te amo les refriego una y otra vez. Los huelo y me acurruco con ellos en la noche para que se duerman, cansada ya de toda una jornada de ser madre que créanme, es larga y agotadora. Les puse chupete cuando eran guaguas y les di leche de tarro también. Junto con mi propia leche. Lactancia mixta, como le llaman y jamás sentí culpa.Y tampoco, sin duda, sentí que me convertía una mala madre porque antes de dejar a mis hijos con hambre preferí dar una mamadera con mucho amor.

Quería que crecieran rápido. Porque nunca me gustó la etapa de guaguas. Me gusta cuando comienzan a interactuar y pueden decirte qué les duele, qué quieren y qué les pasa.  Contaba los días para que cumplieran un año. Y aún así, soy una buena madre. Me encanta ser mamá aunque es el trabajo más demandante del mundo me gusta mi trabajo. Leemos por las noches y ya mis dos pequeños de 5 y 6 años saben leer. Yo les enseñé y me infla el pecho de orgullo ir por la calle y que lean todos los letreros que ven.

Soy una buena mamá pese a que a veces me escapo con una amiga a tomar un café y los dejo en la casa de mi hermana o a veces, simplemente, los dejo en la casa de mi hermana y me vengo a casa a descansar un par de horas. A mirar televisión tranquila y descansar.  Soy una buena mamá pese a que me encanta que salgan con su papá a pasear y yo quedarme sola un par de horas. Es rico estar sola y sentir el silencio. Y eso no me convierte en mala madre. Soy una buena mamá porque mis niños son mi primera prioridad en la vida y hago lo que sea con tal de que crezcan felices. Porque su felicidad es sin duda mi felicidad. Soy una buena mamá porque cuando me equivoco asumo mi culpa y les pido disculpas. Me esfuerzo cada día por ser mejor madre para ellos y no me importa lo que diga el manual de moda, yo sé que soy una buena mamá. Lo veo en mis hijos, en sus ojos, en los besos que me dan en sus caras cuando los voy a buscar al colegio todos los días. Pongo límites, castigo cuando hay que castigar, los regaño cuando hay que regañarlos. Quiero que sean niños autónomos y seguros de sí mismos. Quiero que respeten a su entorno y a las personas que los rodean. No soy su amiga, soy su mamá y soy una buena mamá.

Constanza Dïaz Hauser

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest