Navidad lejos de la patria: un mix de emociones

Por Pía Quezada

Las fiestas de fin de año siempre traen consigo una cuota de estrés, recuentos  y mucha nostalgia, esta nostalgia se acrecenta enormemente cuando estás  lejos de los tuyos o fuera de tu patria. Se extrañan los abrazos de siempre, la comida, los olores, todo lo que ha formado parte de tu vida.

Llevo casi 10 años en Alemania, tengo un marido y cinco hijos, que esperan con ansias la llegada de diciembre. He conocido tradiciones maravillosas que las he hecho mías, como  Nikolaus o adviento,  la navidad es blanca como en las películas que vimos una y otra vez cuando niños.  En el   hemisferio norte cobran sentido los trineos, copos de nieve, el hombre de frondosa barba vestido con un abrigado traje rojo.  En Chile el pobre viejito pascuero casi se derrite en pleno verano con su tenida.

El espíritu navideño se pude sentir y oler en cualquier  lugar, en cada rincón, ya  que también es una de las fiestas más esperadas por todos.

En vez de pan de pascua, tengo Christollen, el cola de mono es reemplazado por Glühwein  que es una especie de  vino  navegado, una bendición cuando estás en los tradicionales Weihnachtsmark, mercados de navidad, y las temperaturas  bajan y bajan, el arbolito es natural. Casi todo se puede reemplazar, excepto los afectos que siempre te han acompañado.

También se hacen regalitos, pero es bien distinto comprarlos abrigada en una parka que sudando la gota gorda a última hora, la mayoría de ellos  los pedí por internet porque siempre me falta tiempo. Se oscurece temprano , por lo tanto,  las luces que adornan las casas lucen mucho más.  El 25 y 26 de diciembre son feriados,  por lo tanto,  que hay que comprar suficientes  provisiones y si tienes una familia grande o esperas visitas, esto es primordial.

En noche buena, Heilige Abend,puedes ir a misa con la familia, volver a casa y cenar. Antes de abrir los regalos, si es que no los abres al día siguiente, se canta un villancico, que  nos hacer recordar que celebramos el cumpleaños de Jesús, y los niños igual que en Chile,están impacientes y lo único que quieren es decubrir si algo de su  lista navideña está bajo el arbolito. Es práticamente lo mismo, pero en otro contexto.

Se aprende a extrañar , se aprende  a recordar los momentos lindos y los no tanto, pero no  importa dónde estés , lo principal es seguir conectados en amor con la familia y los amigos, y eso ahora tiene solución con internet y los medios sociales. La nostalgia y los recuerdos son parte de mis navidades pero no les asigno un sentido negativo,  me acercan a los abrazos que me esperan  siempre.

¡¡¡Feliz Navidad, Frohe Weihnachten! !!

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.