Viajes: Miami con niños

Tenía miedo de viajar con mis hijos. Me daba susto ir al extranjero con ellos. Consideraba que estaban aún muy pequeños para viajar. Había tenido una mala experiencia en México cuando tenían uno y dos años respectivamente. Ambos se enfermaron y lo pasamos mal. Hoy con siete y seis años armamos maletas y nos fuimos de viaje. Y la verdad, hoy ya de vuelta puedo decir que fue la mejor decisión para ellos y para mí. Fue un viaje perfecto. Sé que la perfección no existe pero este viaje yo lo califico así: Perfecto.

Los niños estaban emocionados. Tomaron el avión colmados de felicidad porque son fanáticos de ellos. Montarse en uno era un sueño cumplido dado que no recordaban el vuelo a México. Las 8 horas de viaje transcurrieron en calma. Vieron películas y durmieron. Llegamos a Miami y nos llenamos de calor, humedad y alegría tropical. Fuimos con mi hermana y la familia. Nos alojamos en The Palms Hotel & Spa en Miami Beach. Un hotel espléndidamente bien ubicado y con acceso directo a la playa. Además de una piscina grande y comida para adultos y niños. Un hotel renovado, familiar y con excelente servicio.

-Vamos a la playa- decían los niños entusiasmados. Dejamos las maletas en la habitación, comimos algo y partimos a la playa.

No pararon en todo el día. Alternaban playa y piscina. Corriendo de acá para allá. Las atracciones turísticas tales como el Seaquarium y el Zoológico estaban cerrados porque había pasado hacía muy poco el huracán Irma pero no los extrañamos. Recorrimos Lincoln Avenue caminando contentos. Disfrutaron igual que los adultos y jamás dijeron que estaban aburridos. Al contrario. Lo más gozaron, sin duda, fue la playa y la piscina del hotel. Sus guacamayos que están en el jardín y las tiendas de golosinas en Lincoln. Nos montamos al transporte público y fuimos al Planetario. Fue una experiencia increíble de mucha interacción con los juegos, animales de mar (porque tienen un lindo acuario), y muchas risas. Caminamos, reímos, comimos. Nos mojamos con la lluvia. Nunca nos cansamos porque estábamos tan entretenidos que ni te acordabas de cansarte. Viajar te llena de energía, te motiva, te anima a salir, conocer, mirar. Observas gente de diferentes culturas, meterte a tiendas a mirar aunque no compres nada es divertido. Probar comidas nuevas, sumergirte  al mar cálido y pasar horas sin querer salir de ahí. Miami es una combinación muy atractiva de playa, shopping, comida, entretención y vida nocturna que en mi caso no experimenté porque a las once de la noche ya estábamos en nuestro dormitorio del hotel felices después de un tremendo día de aventuras.

Miami tiene de todo y para todos los gustos. Es una ciudad bastante amable con sus turistas y con los niños. Puedes rentar un auto e ir adonde quieras, puedes tomar el transporte público o pedir un Uber que salen bien a cuenta. Miami es para caminarla, sentirla, abrazarla, olerla. Es un destino cálido, lleno de vida. Alegre. Con olor a Caribe y mar. Es una ciudad a la cual puedes regresar y nunca te va a aburrir porque siempre con algo nuevo te encontrarás. Además, si viajas con niños como viajé yo, es una ciudad totalmente apta y fascinante para ellos. Está el Zoológico, el Seaquarium, el Jungle Island (antes conocido como Parrot Jungle),  el Duck Tour en South Beach adonde los niños disfrutan al máximo montados en un pato hidroacuático. Y así, siempre hay algo que hacer y nunca tiempo para aburrirse. Así sea salir a tomar un helado con los niños es diferente, es entretenido, saben, incluso, mejor. Porque de vacaciones todo tiene mejor sabor. . Es una ciudad que se disfruta porque te envuelve la brisa tropical, la música, el aire de mar. Y todo eso hace que Miami siempre sea un destino muy apetecido por los latinos y por todos. Yo volvería una y mil veces más. Con niños, obvio.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest