“Mi hijo tiene 3 años, aún usa chupete y me da lo mismo lo que la gente diga”

Todos quienes me rodean me critican y se meten a opinar y la verdad es que me tienen gorda con sus “consejos”.

Que está muy grande.

Que sus dientes.

Que el paladar.

Que lo tienes como un bebé.

No saben los bombarderos que recibo a diario de mi propia familia y cada vez que salgo con mi niño a la calle. Gente que no me conoce me dice. “Ya está muy grande para usar chupete”. Yo ya no les contesto. ¿Qué les importa a ellos? Sigo de largo.

El chupete yo se lo  puse a mi hijo al poco tiempo de nacer y ha sido su gran compañero. Lo ayuda a calmarse, a dormir. Lo ayuda cuando tiene pena. Tenemos muchos tetes en la casa. Él los busca, se los pone, se los saca. Hace poco fuimos a control con la dentista y me dijo que no me preocupe. Quedé tranquila.

Tengo claro que yo le introducí el tete a mi hijo para ayudarme en mi maternidad, porque mi hija mayor me tuvo a mi de chupete por más de dos  años y fue una experiencia que no quiero repetir. No podía ni ir a la baño. Fue horrible. Para todo quería mi teta. Tuve que entrar a trabajar y fue desastroso. Tanto ella como yo lo pasamos pésimo. Ella lloraba por su teta y yo con una angustia inexplicable en el trabajo. No podía cortarme la teta y dejársela aunque de haber podido lo habría hecho para calmar su dolor. Bajo ningún motivo quise repetir la historia con mi hijo menor. Y créanme, me cambió la vida. Pude regresar a trabajar sin culpas. Mi pequeño se adapfó sin problemas a la sala cuna. Puedo ir a comprar sin esa angustia de saber que va a llorar buscando mi teta para calmarse. Todo ha fluido maravillosamente bien, entonces, ¿para qué angustiarnos ahora? Mi hijo no quiere dejar su tete y yo no lo voy a hacer sufrir. Cuando esté preparado lo dejará. Recuerdo que mis sobrinas dejaron la mamadera como a los 8 años. Hoy son adolescentes. Nadie sufrió. Yo no le voy a quitar el chupete a mi niño hasta que no esté preparado. Aunque me tapen de opiniones el día entero. Ya llegará el momento. Y estoy segura que será pronto. Hasta los 16 años no lo voy a usar. Así es que no me preocupo. Cuando entienda lo dejará. Así como mi hija dejó la teta. Sin dolor ni sufrimiento.

Carolina V. 29 años

Mamá de dos

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.