Medicina antroposófica: medicina de cuerpo y alma

Cuando mi hijo menor, hoy de cuatro años y medio, tenía cerca de dos años de edad, hacia constantes otitis.
Según lo que dijo el doctor en aquel entonces.
Deambule por muchos médicos porque era desesperante.
Despertaba a mitad de la noche llorando de una manera profunda y desconsolada.
No había manera de calmarlo.
Era terrible.
El sufrimiento de él y el mío al no saber qué le pasaba.
Otitis dijo el doctor.
Le dieron antibióticos.
Estuvo mucho tiempo tomándolos.
Los antibióticos le cambiaron el carácter.
Lloraba más aún.
La produjo heridas en la entrepierna por su orina se hizo fuertísima.
Estaba aburrida de medicar a mi hijo tan pequeño con antibióticos porque estoy al tanto del abuso que se hace de ellos y que no es bueno.
Yo había escuchado de la medicina antroposófica.
Una amiga de mi hermana trata a sus hijos sólo con esta medicina.
La llamé.
A la semana siguiente estaba con mis dos niños en el centro de medicina antroposófica en Ñunoa.
Salí feliz.
Eliminé el antibiótico de mi casa.
Y comencé con el tratamiento que me dieron.
La medicina antroposófica nació en el año 1920 en Europa y su padre fue el gran genio Rudolf Steiner, el mismo creador de la metodología de enseñanza Waldorf. Hoy en día existen muchísimos colegios Waldorf a lo largo del mundo.
La medicina antroposófica comsidera al ser humano como el todo que es:
Mente, cuerpo y espíritu.
Y no sólo cuerpo como lo considera la medicina aleópata.
Muchas condiciones infantiles de hoy en día se tratan con éxito con esta medicina, tales como el déficit atencional o la hiperactividad.
Quienes practican esta medicina son médicos titulados y la consideran como una medicina complementaria a la medicina aleópata.
Esta medicina no suprime los síntomas como la medicina a la que estamos acostumbrados. Los medicamentos antroposóficos son derivados de plantas en su mayoría.
Además de examinar y regular la alimentación del paciente y sus hábitos cotidianos.
El objetivo final es que el sistema inmune de la persona se fortifique.
A mí la medicina antroposófica me dio excelentes resultados y desde ahí que mi hijo nunca más tomó un antibiótico.
No está de más, de repente, buscar una alternativa a lo tradicional e invasivo.
Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest