Me separé y ésta será mi primera Navidad sin mis hijos

No estoy arrepentida de mi decisión. Sé que fue lo mejor para mis niños y para mí. Logré salir de una relación tormentosa donde hubo mucho maltrato sutil. De ese que trata de pasar desapercibido pero que va dejando huellas y mermando tu autoestima. Mi ex marido me manipulaba con el dinero, como él era quien salía a trabajar y yo me quedaba en casa con los niños, se sentía con el derecho de menoscabarme como mujer, de decirme inútil y mantenida. Debía rendirle cuenta de cada peso gastado. Era realmente muy humillante. Hasta que si el paso y me fui con mis niños. Una niña de 12 años y un niño de 8.

No quise que normalizaran lo que no era normal.

Hace 9 meses que me separé y hoy me siento tranquila. En paz. Comencé a trabajar medio día, tengo mi propio dinero y he salido adelante. Sin embargo, esta Navidad no la pasare con mis hijos y eso me tiene con mucha pena. Primera vez que estaré sin ellos.

Voy a pasar estas fiestas en casa de mi mamá. No tengo ganas de ir. A mis hijos no les transmito mi tristeza por no estar con ellos. Luchamos por equidad y esto también es equidad, que ellos tengan el derecho de estar con su papá para Navidad. Pero duele. Siento un gran vacío. Ellos están entusiasmados porque van a pasar Navidad con sus primos y primas. De todas formas los veo preocupados por mí pero yo les digo que estoy bien, que disfruten y no se preocupen por mí. Organicé una Navidad para después de Navidad con ellos. No es fácil separarse, las vacaciones y las fiestas son un tema difícil. Pero, repito, no estoy arrepentida. Sólo tengo que ser fuerte y aprender a vivir en este nuevo escenario que yo decidí por el bien de todos.

Sin duda, será una noche diferente. Pero ellos no tienen la culpa. Lo único que quiero es que sean inmensamente felices ese día y siempre. No me haré la víctima ni estaré traspasándoles mis penas a ellos. Eso es lo peor que como madres podemos hacer, mis padres se divorciaron cuando yo era chica e hicieron justamente eso conmigo. Me pusieron en medio de sus conflictos y peleas. Mi madre siempre asumió un papel de víctima y yo a mi corta edad asumí que era mi rol subirle el ánimo y sacarla de ese estado. Pero no podía, por más esfuerzos que yo hiciera. Y claro, hoy sé que no podía porque no dependía de mí en lo absoluto. Yo no repetiré la misma historia y si bien me duele no pasar Navidad con mis hijos, intentaré ser siempre la mejor madre para ellos y jamás traspasarles mis problemas y dolor.

Paula M.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest