Me separé, hoy mi ex marido es mi amante y estoy feliz

Por A.  Ortiz

Me han dicho de todo: que estoy loca, que soy una caliente, que soy una aprovechadora, que vuelva con él. La verdad es que me da igual todo lo que me digan. No me importa. Es mi vida y esta situación me acomoda demasiado. No me importa que me digan que soy caliente. Al contrario, me parece fantástico disfrutar de mi sexualidad sin tabúes. Me preocuparía si no fuera así.

Me separé hace dos años atrás porque la convivencia era insostenible. Peleábamos por todo y por nada. Que la tapa del baño, que la ropa sucia en el suelo, que no le gustaba la comida. En fin, una suma de situaciones que nos llevaron a que, simplemente, no nos tolerábamos más. No aguantaba ni su respiración, su manera de masticar. Sus ronquidos. Todo me atacaba. La rutina nos mató. Tenemos tres hijos que ya son adolescentes. El mayor va en su segundo año de medicina. Los otros dos aún en el colegio. Para todos fue un alivio la separación porque las peleas y las malas caras nos tenían agotados. Mi ex se fue de la casa y me sentí bien. Tranquila. Entendí que fue lo mejor. Los niños se lo tomaron bien. Ven a su papá cada vez que quieren, alojan con él en su departamento que queda cerca del de nosotros. Almuerzan con él los domingos y yo me quedo en piyama todo el día. Cocinando y pintando que es mi pasión. Tengo 46 años y puedo decir que estoy en el mejor momento de mi vida.

Mi ex marido se convirtió en mi amante una tarde que vino a la casa a dejar un encargo para mi hijo menor. No me acuerdo ni qué era. Yo estaba sola en mi taller de pintura. Nos largamos a conversar como hacía tiempo no lo hacíamos. Nos reímos de cosas que habíamos hecho en nuestra juventud y de pronto, sin pensarlo, lo seduje de una manera tal que no tardamos ni cinco minutos en sacarnos la ropa e irnos a la cama. Fue el mejor sexo que tuve en años. Diferente y con una cuota de complicidad que me encantó. Fue la primera vez de muchas. Llevábamos 8 meses separados. Desde ahí que tenemos encuentros furtivos. En su departamento o en el mío. Nos hemos escapado algunos fines de semana a la playa. Los niños no saben. Yo estoy feliz. No hay compromiso de por medio. No nos interrogamos sobre nuestra vida privada. Tenemos un sexo espectacular. No peleamos por cosas domésticas. Vivo sola y tengo una vida sexual plena. No escucho ronquidos y tengo la cama toda para mí. Mi situación es privilegiada. No quiero volver con él porque volveríamos a la misma rutina que mató nuestro matrimonio. Cuando tengo ganas de verlo lo llamo y nos juntamos. No hay rollos de por medio. Ser amante de mi ex marido es lo mejor que me pudo haber pasado. Es fantástico.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.