Mamá sin culpas

Una mamá agotada no es una mala mamá.
Una mamá que quiere estar un rato SOLA, sin sus hijos, no es una mala mamá.
Una mamá que, a veces, siente que va a reventar, frente, por ejemplo, a un berrinche, no es una mala mamá.
Una mamá que se va un fin de semana con sus amigas y deja a sus niños en casa a cargo del papá o sus abuelos, no es una mala mamá.
Una mamá que por ratos quisiera salir arrancando de casa no es una mala mamá.
Una mamá que se sale de control y luego vuelve a recuperarlo, no es una mala mamá.
Una mamá que se angustia frente a un conflicto entre hermanos y quisiera huir del área de pelea, no es una mala mamá.
Una mamá que educa y pone límites con firmeza, no es una mala mamá.
Una mamá que dice que NO a sus hijos cuando estima que es lo correcto en pro de sus niños la palabra NO, no es una mala mamá.
Una mamá que pone horarios y rutinas, no es una mala mamá.
Una mamá que pone reglas claras, no es una mala mamá.
No lo olvides!
Constanza Diaz Hauser

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest