Soy una mamá Geek

Por María José Hernandez Pereira

Soy una mamá geek porque amo la tecnologia.  Tengo 37 años, hace cuatro que vivo en Italia con mi marido y mis dos hijas. La mayor de 5 años y la menor de uno.

No tengo miedo de admitir que amo la tecnología y siempre estoy buscando alguno nuevo para simplificarme la vida y, sobre todo, lamsternidad, aunque quizás sienta un poco de culpa a veces, por lo que intento apagar el mayor tiempo posible mi iphone y ipad. Pese a los movimientos que he visto (y leído) para que alejemos a los niños de la tecnología sobre todo a temprana edad, yo he decidido apoyarme de la misma y no verla como algo malo si no aprovechar las ventajas que puede darle a nuestra vida sin olvidar que la diversión no requiere de energía eléctrica o de baterías. No quiero perder el espíritu con el que fui criada.

Surño con que mi refrigerador me avise cuando ya se está acabando la leche aunque Amazon ya cuenta con algo similar. Desde el embarazo que comencé a buscar aplicaciones interesantes. Seguía la evolución del crecimiento de mis bebés en una plantilla Excell y en tiempos de lactancia me apoyé en una aplicación para el iPad que contaba el tiempo y el pecho del que estaba tomando el bebé.

Mis papás nos entretenían en los viajes en auto no con mini televisores si no cantando. SI, cantando, y cual familia Von Trapp hasta hacíamos canones musicales. Y cuando no cantábamos, entonces mi mamá organizaba competencias de quién encuentraba más: árboles de pascua encendidos, autos de determinado color, banderas en las casas, etc. Cuando se nos iba la luz en la casa no había caras largas de niñas aburridas, mis papás jugaban con nosotras cartas, monopolis (Gran Capital), al “cafifoteo”, dominó o cualquier otra cosa que hacía que la falta de electricidad fuese un mal menor.

Pero ellos también me instaron a estudiar cuanto programa informático nuevo aparecía en los años 90. No soy una nativa digital, pero no veo la tecnología como el gran enemigo.

Como ejemplo práctico, la tecnología me permite asegurar a mi pequeña la temperatura adecuada en casa, así como nos recuerda abrir las ventanas, ver la evolución de la temperatura en un cuadro febril o que ya es hora de la nueva papa. Gracias a la tecnología mis seres queridos pueden ser parte del crecimiento de mi bebé pese a que nos separa un océano. Sólo tardo 2 segundos en hacerlos partícipes de la nueva mueca que hizo hoy, o de mostrarles que ya toma su sonajero solita.

El iPad no ha impedido que yo le invente canciones, ni que la haga bailar al ritmo de una buena canción. En mi humilde opinión, es sólo cosa de saber qué hacer y en qué momento hacerlo. Soy una mamá Geek y no me da vergüenza admitirlo, ni tampoco me siento una mala madre al reconocerlo. Una mamá geek además de tener a la tecnología y plataformas digitales como aliadas de la crianza, también se preocupa de alimentar sanamente a sus niños, ojalá  con alimentos orgánicos o de nuestra propia huerta. Una mamá geek es moderna y se cuelga de las nuevas tecnologías y aplicaciones para criar.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest