Mamá, antes de parir fuiste mujer y aún lo eres. No lo olvides

En el preciso momento en que damos a luz y nos convertimos en madres la mujer que éramos pasa al olvido y queda relegada a último lugar. Como es lógico, todo y todos giran en torno a este nuevo ser que ha llegado a nuestras vidas y los tiempos en que la mujer embarazada era la protagonista pasan de largo y ahora nadie se acuerda de ella. Esa mujer se transforma en un par de pechos  para su bebé que no para ni de día ni de noche. Atrás queda el cuidado personal, los regaloneos, la visita a la peluquería aunque sea tres veces al año. No tenemos tiempo ni para depilarnos. Se pierde la mujer entre pañales, noches sin dormir y todo la tremenda laboral que implica cuidar a un recién nacido. La madre ya no se reconoce al espejo y sólo ve a una desconocida llena de ojeras, con la panza que oculta tras ropas holgadas, desarreglada y, muchas veces, desanimada. La vida sexual pasó a último lugar y es ella quien cuida de los hijos, de la casa y de todos pero, ¿quién cuida de ella?

La respuesta está en nosotras mismas, pues somos nosotras quienes nos tenemos que cuidar. Salir, arreglarnos el pelo, depilarnos, sacaron las cejas, hacer ejercicio. Querernos. Llamar a una amiga, tomarnos un café con ella. Recuperar en la medida de lo posible a esa mujer que antes llevábamos dentro y que perdimos con la maternidad. Comprarnos un par de zapatos. Un perfume. Una cartera. Sin culpa. Porque desde que fuimos mamá todo lo que compramos es para nuestros hijos. Darnos un regalo. Salir con nuestra pareja a comer, a ver una película. Recuperar instancias perdidas. No olvidarnos de nosotras. Porque también importamos, también valemos y tenemos la obligación de querernos. Si no lo hacemos nosotras, menos lo hará la gente que nos rodea.

Nunca debemos olvidarnos de nosotras. Si lo hacemos y estamos bien con lo que somos, sin duda, se reflejará en nuestro entorno. Háganlo. No se dejen estar más. Busquen y recuperen a la mujer que había en ustedes antes de parir. Es justo y necesario.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.