Los terribles tres años: junten miedo

Se habla y se escucha de la crisis de los dos años. Todas las madres la conocen y la han vivido en carne propia con sus retoños. Pero nadie habla de los terribles tres. Ha llegado el momento de hacerlo. Resulta que la crisis de los dos años da paso a los terribles tres. Porque la crisis de los dos no se acaba mágicamente cuando el niño cumple sus tres años. ¡No! Al contrario, tiende a aumentarse. ¿Por qué? Porque el chico ya sabe lo que quiere y te lo deja muy claro. Y ya sabe hablar y cada día habla mejor.  Si no le gusta algo, agárrate y tápate los oídos porque te lo va a hacer saber. A los dos años los pequeños son aún más manejables por mamá pero a los tres…no. Ellos se toman su tiempo, quieren hacer de su voluntad aunque no puedan. Están pasando por la transición de dejar los pañales y comenzar a usar el baño. Lo cual no es fácil para muchos. Quieren ser grandes pero son aún chicos. Manifiestan sus gustos en comidas y el plato de legumbres puede aterrizar en la alfombra si no les gusta. Van desarrollando su carácter y personalidad a pasos agigantados. Los berrinches se transforman en su manera de comunicarse porque no tienen otra. No conocen otra. Su cerebro no puede computar otra vía de comunicación. No logran comprender que no se pueden comprar todos los juguetes del supermercados, por ejemplo. Y ahí se viene la pataleta. Por eso, mejor, ir a esos lugares sola en la posible. Evitarlos. Evitar los conflictos adonde todos lo van a pasar mal.  Los adultos debemos tener mucha paciencia y nervios blindados de acero. Porque la crisis de los tres años a veces llega a los cuatro y así sucesivamente. Cada niño madura a una edad diferente y tenemos que acompañarlos en el camino aunque nos volvamos un poco locas en el trayecto. Y aunque no lo crean, hay gente que no madura nunca y vive en estado de permanente crisis hasta su edad adulta. Paciencia, como siempre mucha paciencia con nuestros niños.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest