Los terribles dos años

La crisis de los dos años es una etapa difícil para la madre. La crisis de los dos años a veces se extiende hasta los tres o incluso hasta los cuatro años. La crisis de los dos años a veces, incluso, comienza al año de vida.

Hay personas que nacen  en crisis y mueren en crisis crónica y galopante.

Lo cierto es que los dos años se caracterizan por esta crisis de llantos y berrinches por todo y por nada. Y los que antes eran unos tiernos bebitos se transforman en unos pequeños monstruitos que nos vuelven un poco locas.

Los dos años es una edad en que, los bebés comienzan a ser personas autónomas y se dan cuenta que son seres individuales con sus propios gustos y personalidades muy marcadas. Comienzan a utilizar la palabra NO en su vocabulario con mucha frecuencia, es una etapa de cambios y transición. De los pañales a hacer solo en el baño, de ir al jardín infantil y de dormir en sus propias camas, en la mayoría de los casos.

Por supuesto que depende de cada niño, pues cada uno es un mundo aparte, sin embargo, si tu hijo está pasando por los terribles dos años, como se le conoce a esta etapa, se recomienda tener toneladas de paciencia y un plan alternativo de escape. Es decir, si ya estás que te lanzas por la ventana y la crianza de tu pequeño te tiene los nervios de punta, sale. Sale de la casa. Ve a dar una vuelta. Ve al supermercado a comprar el pan. Ten tiempo para ti. Aunque sean treinta minutos al día. Delega y ten alguien de confianza que te cuide a tu hijo o hija mientras tú hayas salido a recargar tus baterías y la cuota de paciencia que probablemente ya se te agotó.

La crisis de los dos años se puede alargar hasta los tres o hasta los cuatro o hasta los cinco años. Como dije, hay individuos que viven en crisis por lo que no le pidamos tanto a nuestras criaturitas pues si un adulto no puede calmar su crisis menos va a poder un pre escolar de dos años a controlar su pataleta. Es difícil. No tienen las herramientas para expresar lo que sienten y emocionalmente hablando aún están inmaduros.

Debemos cultivar la paciencia.

Respira profundo, busca ayuda. Ten cerveza y champaña helada en el refrigerador (cuando se duermen los niños hace bien, si te gusta,  calmar la angustia del día con una copa de champaña helada sin exagerar, por supuesto). Sale de la casa y mucho éxito.

No quiero preocuparlas y deprimirlas pero si los dos años las tienen colapsadas, piensen cómo será cuando sus tesoritos tengan 15. Junten miedo y valor.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest