Los pechos mutantes

Ocurre que si hay una parte del cuerpo que sufre significantes transformaciones durante el embarazo y después, esas son las tetas.
En un comienzo, cuando estás embarazada, se inflan como con un bombín.
Y vaya que crecen.
Te crees la Dolly Parton y las luces con bastante orgullo.
Feliz.
Tus pechos tamaño XL que siempre quisiste tener.
Cuando ya el bebé ha nacido, tus pechos siguen inflados y con las venas marcadas de tan grandes que están.
Llenos de leche que sale de a chorros cuando te estás duchando soplada antes que despierte tu hijo y quiera su teta.
Es casi divertido ver cómo brota la leche de tus pechugas hinchadas y a veces adoloridas por la lactancia materna.
Como si le hubieran abierto la llave de paso.
Y cuando sales a la esquina a comprar al supermercado. De pronto te baja la leche. Y sientes que se te mojó la ropa.
Corres a casa.
Toda una experiencia.
Luego de algunos meses y por sobre todo cuando ya terminaste de lactar, puede ocurrir, como me ocurrió a mí, que tus tetas otrora gigantes, se desvanecen en el tiempo y el espacio y de pronto, como si las hubieran desinflado con un alfiler, desaparecen casi del todo.
¿Adónde se fueron mis pechugas?
Pues, a una dimensión desconocida.
Y vuelves al sostén de pre adolescente muy triste por cierto porque era rico ser pechugona aunque nunca al extremo. Porque hay madres que verdaderamente sufren con unos pechos extra grandes que les incomoda tanto que hasta dolor de espalda les producen.
Pobres.
Llegar a ese punto no es un placer para nadie.
Y llegar al otro extremo tampoco.
Lo ideal es un punto intermedio pero como todo lo relacionado con el embarazo y maternidad, todo es muy bipolar.
Hasta las tetas.
Crecen, se achican, se hinchan, duelen y finalmente, vuelven a la normalidad.
Y sí. Si tienes suerte vuelven a un tamaño normal. Al que estabas acostumbrada.
Luego de un tiempo de ir y venir de tamaños y emociones.
Ojalá y tengas suerte y se normalicen.
Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest