Los hermanos son lo máximo

Cuando mi hijo mayor tenía 8 meses de edad, decidí que era momento de tener otra guagua.
El reloj biológico corría a pasos agigantados.
Estaba a pocos meses de cumplir 38, y con mi primer hijo me tomó casi cuatro años quedar embarazada.
Tiempo que se me hizo una verdadera eternidad.
Pasamos por muchos doctores y tratamientos. Pero nada daba resultado.
Cada mes era una tremenda angustia porque no quedábamos embarazados.
Cuando estaba ad portas de una fertilización in vitro, llegó mi hijo mayor.
Así nada más.
100% natural.
Tras cuatro eternos años de espera.
Y dado los antecedentes, optamos por intentar cuanto antes otro embarazo.
Tal fue nuestra sorpresa que mi hijo menor llegó inmediatamente.
Al primer intento.
Vaya qué rapidez.
Lo hice pensando en mi primer hijo.
Si bien estaba física y emocionalmente agotada con la maternidad, jamás pensé que era tan extremadamente demandante y colapsante, por él fue que quedé embarazada nuevamente.
No quería que creciera solo.
Quería que tuviera un compañero de vida. De juegos. De aventuras.
No quería cargarle la mata sólo a él cuando fuera mayor.
Cuando con su papá nos hiciéramos viejos y enfermos.
Pensé hasta en mi funeral.
Pobre.
Solo haciéndose cargo de todo.
Llevando la urna. Organizando.
No.
Quise que tuviera un hermano.
Que no creciera solo.
La gente mi miraba con cara de “ésta está loca. Dos guaguas tan seguidas. Qué horror”.
Y sí.
La verdad es terriblemente agotador pero ellos se divierten demasiado.
Juegan todo el día. De mañana a noche non stop.
Se tratan de “hermanito”.
Se adoran.
Pelean como todo hermano pero a los 5 minutos son amigos otra vez.
Haber tenido un segundo hijo fue la mejor decisión que pudimos haber tomado.
No pensé en mí.
Pensé en mi niño mayor.
Y ahí están jugando.
Como siempre.
Me encanta que sean hombres los dos y compartan este camino juntos.
Los hermanos son lo mejor. Son apoyo. Son compañía. Son familia si es que se quedan solos.
Si es que les falto yo. O su padre.
¿Qué sería de mí sin mi hermana?
Constanza Diaz H.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest