Lo que necesita tu hijo para ser feliz

Hoy en día los padres viven  intentando que sus hijos sean felices y les compran una y mil cosas, intentando sacarse las culpas de encima con cosas materiales, culpas por no estar presentes como deberían y comienzan a llenar ese vacío que han dejado con juguetes caros y artículos de alta tecnología que los niños no necesitan y de los cuales no se acordarán cuando crezcan.

Pero lo cierto es que nuestros hijos no necesitan mucho para ser felices. No pienses que necesitan el colegio más caro o los juguetes de última moda del mercado. No pienses que necesitan un viaje al extranjero y lujos. Tus hijos, mis hijos, nuestros hijos,  para ser felices, necesitan presencia.

Así como lo lees.

Tus hijos te necesitan a ti. Necesitan tu cariño, tu contención. Tus abrazos. Tus risas. Tu cariño. Necesitan saber que siempre vas a estar ahí pase lo que pase. Aunque no sea el mejor alumno en el colegio, aunque llegue con malas notas y no sea un deportista destacado. Tu hijo necesita saber que papá y mamá lo van a contener y querer sin condiciones. Porque exigirles llegar con buenas notas a casa es una condición y una presión extra a sus vidas. El 7 no es lo más importante. Lo más importante es que tengas un hijo pleno, contento, estable emocionalmente. ¡Feliz!

Tus hijos necesitan saber que pueden contar con sus padres, siempre. En las buenas y en las malas y tu misión es establecer puentes de comunicación con ellos desde pequeños para que puedan confiar en ti y no temerte.

Amor, contención, presencia, oídos que lo escuchen y que lo entienden. Risas, TIEMPO. Eso es lo que tu hijo necesita de ti.

Por Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest