Llegó la hora de destetar, ¿cómo lo hago?

Una de las preguntas que más recibo a diario es sobre el destete. Independiente al tiempo que has amamantado, llega un punto en que sientes que ya fue suficiente o, tal vez, debes iniciar un tratamiento médico. Sea la razón que sea, el destete es un tema no menor para las madres porque ninguna de nosotras quiere que sus hijos sufran y es por eso que no saben cómo iniciar el proceso.

Como  primera cosa, es necesario recalcar que dejar llorar al bebé no es algo que recomiende porque se estresan todos en la familia. Queremos que el destete sea sin lágrimas y sufrimiento. El mundo del niño ha sido el pecho, buscando alimento y contención. Quitárselo de un día para otro sería demasiado brusco para él y para todos. Porque al escuchar al bebé llorar no sólo sufre él si no que todos. Al fin y al cabo es una pérdida para el bebé, es un luto.

Lo ideal es que deje el pecho de manera paulatina e ir disminuyendo las tomas. Depende de la edad de tu hijo. Si es mayor va a comprender y  una conversación de por medio puede que sea suficiente. Háblale con palabras simples de modo de que entienda. Pero si es aún un bebé que no entiende argumentos, tendrás que tener mucha paciencia porque el proceso es más lento. Disminuir las tomas, cantarle, distraerlo, pasearlo y contenerlo. De esa forma la cambias su foco de atención y van caminando hacia un destete exitoso y con respeto para tu pequeño. Puede ser que en la noche te cueste más que en el día. Nuevamente, distancia las tomas nocturnas. Lo que yo hice y me resultó, fue ponerle chupete a mi hijo y lo agarró perfecto. Esto fue a sus 8 meses de edad y cuando quedé embarazada de mi segundo hijo. Ahí recién agarró el tete. Cada vez que le sacaba el pecho cuando se estaba durmiendo, le ponía un tete y seguía con él. A mí me resultó, no sufrió, no lloró. Pero entiendo que cada niño es diferente y no a todas les resulta lo mismo.

Para introducir la mamadera lo mejor es que tengas la ayuda de una tercera persona por algunas noches. Puede ser tu pareja o tu mamá, por ejemplo. Si lo haces tú, probablemente no te va a resultar porque tu hijo sabe que tú eres la mamá y te relaciona con leche, con pecho. Busca ayuda en este proceso. Es necesaria. He recibido muchos mensajes de madres que han tenido buenos resultados con ayuda de otra persona y ella manteniéndose al margen.

No te sientas culpable  cuando quieras destetar. Cada mamá y cada hijo tienen su tiempo pero recuerda que mamá es quien los dirige. Realiza un destete tranquila y no te sientas presionada por tu entorno. Busca contención y ayuda. Tú más que cualquier otra persona en el mundo es la que sabe cuando es la hora de dejar de dar el pecho. Sigue tus instintos. Siempre.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.