Liberen a Melania y el machismo enquistado

Por Constanza Dïaz

En los últimos días las redes sociales se vieron invadidas con el Hashtag #freemelania haciendo alusión a Melania Trump y su supuesta tortuosa relación con el presidente de EEUU, Donald Trump.

Los memes no se hicieron esperar luego de la ceremonia de inauguración del nuevo presidente. Melania seria, cabizbaja, rostro compungido, casi temerosa de su poderoso marido. Las cámaras captaron cada uno de esos momentos y lanzaron toda su artillería señalando que el matrimonio entre Melania y Trump es un verdadero fraude y de amor no tiene absolutamente nada. Tremenda novedad, dirán ustedes.

Trump, caprichoso, egocéntrico, misógino, caminaba raudo a saludar a Obama mientras su mujer quedaba atrás, muy atrás. Bajándose sola del auto que los transportaba. Con su traje celeste, estilo Jackie O, con un regalo bajo el brazo para Michelle Obama que nadie dio bola. Las comparaciones entre ambos matrimonios inundaron la red. Obama enamorada, caballero, gentil con su mujer. Trump…Trump siendo él mismo.

Las redes sociales, entonces, iniciaron una campaña universal para salvar a Melania de su marido pero, ¿y si ella no quiere ser salvada? Porque al casarse con el magnate sabía a lo que iba. Sabía con quien se casaba. Tal vez Melania está mejor que nunca ahora, viviendo sola con su hijo Barron enclavada en lo alto de la torre Trump en Nueva York. Sin que nadie la moleste.

Especialistas analizaron las imágenes de la modelo eslovena y Trump, concluyendo que no hay amor ni nada que se le parezca. Yo no soy especialista y puedo concluir lo mismo al ver el desabrido baile en la noche de inauguración.

Lo cierto es que Trump está en la Casa Blanca dirigiendo el país y Melania en Nueva York en su castillo de cristal ejerciendo su papel de primera dama a lo lejos.

Muchas mujeres se vieron reflejada en su imagen, sometida y temerosa. Es que son muchas las mujeres que sufren de vionecia psicológica y física a diario en todo el mundo. Son ellas las que alzan la voz por liberar a Melania. Por erradicar este machismo enquistado en nuestra sociedad adonde el hombre ejerce el poder y la mujer obedece. Al parecer, ni siquiera la primera nueva dama de los Estados Unidos se salva de tan cavernícola situación.

Líberate si quieres, Melania. Serías un tremendo ejemplo para muchas mujeres. Serías una heroína para todas.

“Melania, pestañea dos veces si necesitas ayuda”, decía un cartel de un manifestante a favor de la mujer de Trump. ¿Necesitará ayuda?

Perfectamente imperfectas

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest