Las madres necesitamos una semana de vacaciones al año, cómo mínimo

Es cierto. Estamos agotadas. La maternidad es un trabajo que no para nunca, un trabajo que dura los 365 días del año las 24 horas del día. Un trabajo que implica un esfuerzo físico y emocional gigante. Un trabajo muy ingrato, adonde nadie te agradece y poca gente de contiene.

Un trabajo que se realiza parada, corriendo e incluso enferma. Porque no nos podemos enfermar.

Necesitamos vacaciones y solas. Sin hijos. Pero nadie se atreve a decirlo porque si lo dices eres mala madre. Pero, ¿saben qué? No. No eres mala madre por exigir lo justo.

Nuestro nivel de exigencia es tan alto que tenemos que parar si no, vamos a reventar. Y ya han reventado muchas. Depresiones, abandonos, violencia e irritabilidad hacia sus más cercanos. El estrés al que estamos sometidas es atómico. Y nadie lo ve. Criamos solas y obligadas a ser perfectas. Nos sentimos invisibles a los demás.

Por eso, como mínimo, necesitamos una semana de vacaciones al año. Largarnos solas y lejos. Adonde podamos descansar y desconectarnos. Es necesario para recargarnos y seguir cumpliendo con éste el trabajo más importante del mundo, ser mamá.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.