La hora cero o la hora en que lloran los bebés sin motivo

Todas las que hemos sido madres hemos vivido en mayor o menor intensidad la “hora cero”. Al caer la tarde y sin razón aparente el bebé comienza a llorar. A veces, por horas. Los padres se desesperan porque no saben qué le pasa ni cómo ayudar a su hijo. La madre lo pases, le da pecho, le intenta calmar. El bebé está irritable y no hay manera de tranquilizarlo. Esto se conoce como la hora cero y se va quitando a medida que el niño va creciendo. Este llanto no es lo mismo que el llano por cólicos. Este llanto se debe, tal vez, a la sobre estimulación que ha tenido el bebé en el día, el cansancio y la dificultad que tienen algunos para conciliar el sueño. Lo cierto es que todas quienes hemos pasado por eso sabemos lo angustiarte que es para los padres este momento. La mamá se pone nerviosa y la situación empeora. El mejor consejo es mantener la calma en estos momentos y tener mucha paciencia. No desesperar y cerciorarse de que el bebé no tiene hambre, calor, frío o tiene su pañal sucio. Una vez chequeado todo esto, los padres deben actuar en conjunto y turnarse para pasear y consolar al bebé. Y como todo en la maternidad, esta es una etapa qué pasa y luego queda en el olvido. A medida que el niño crece, la hora en la que llega la noche se convierte en un instante de alegría para todos y los llantos desconsolados quedan atrás.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest