La crisis del desapego me está volviendo un poco loca, ¿por qué nadie me advirtió?

Por Carla Salinas Venegas

Cuando decidí ser mamá siempre pensé en lo que muchos te dicen, “no vas a dormir más”, “no vas a poder ir al baño”, ” no vas a poder bañarte”, “con suerte te podrás poner un buzo y hacer un tomate en el pelo” (aún me lo hago. Es lo más cómodo que hay cuando tienes un bebé en casa).

Mi hija Emma que hoy tiene once meses, jamás lloró mucho, dormía toda la noche (si sé, es difícil de creer pero no estoy mintiendo ni sacando pica, ella dormía toda la noche. Tuve suerte), yo tenía que despertarla para tomar su leche,  Yo dormía bien, y con ella en mi pecho porque era tan pequeña y como primeriza la miraba cada dos segundos para ver si estaba respirando.

El resto de las cosas que me dijeron aún me pasan, como por ejemplo lo de las las crisis o brotes de crecimiento. Para algunos, mito para otras, realidad, a mi me pasó, pero también fue soportable porque sabes que dura 3 días como mucho o así fue en mi caso. No fue nada de terrible y las superamos con facilidad. La maternidad se me había dado fácil con mi Emma, hasta ahora que estoy viendo burros verdes. Algo cambió y no lo estoy pasando muy bien: Estamos pasando por la crisis del desapego y nadie nunca me advirtió que existía tal situación.

Cuando Emma empezó a adquirir autonomía, a sentarse sola, a entretenerse con sus juguetes, a ponerse de guata y ver caricaturas en la tele, yo canté victoria.  “Mi hija está cada día mas independiente y yo hago todo lo que tengo que hacer mientras ella juega, SOÑADO”, pensé. Inocentemente. Pero cumplió 9 meses y todo se transformó en una pesadilla maternal.  Emma empezó a ponerse llorona, mañosa, solo quería que estuviera al lado de ella, subirse encima mío o que estuviera con ella mientras jugaba o veía monos, y, ahora sí que no podía ni ir al baño para sentarme en el WC y hacer caca tranquila. En serio, no puedo hacer nada. Emma quiere estar conmigo todo el tiempo y esto me tiene ahogada.

¿QUE PASÓ? Preguntando a mis NUEVAS AMIGAS DE INTERNET, (porque las amigas que tenía antes de embarazarme desaparecieron por arte de magia, yo no entiendo ese fenómeno social tan raro, ¿por qué las amigas se esfuman cuando eres mamá?), todas mis nuevas amigas que tuve que hacer a falta de las otras, están pasando por lo mismo y es TERRIBLE.

La crisis del desapego habla de niños que a partir de los 8 meses (a veces antes) empiezan a descubrir el mundo, gatean y ven su alrededor como algo nuevo y descubren que la mamá ya no es parte de ellos, y eso les genera ansiedad, es horrible pero… OK… lo asumo y me aguanto (no, en verdad a veces no aguanto y quisiera ponerme a llorar o arrancar) No aguanto su llanto, no puedo hacer nada, doy gracias que a las 12 se duerme y puedo comer, ¡uff!

Lo único que yo me pregunto y en serio si alguien ya pasó por esto es ¿CUANTO DURA? Llevo dos meses con esta famosa crisis y estoy agotada. Ahora soy yo la que quiere tirarse por la ventana. No sé si realmente las mamás de hijos ya grandes recuerdan estas cosas porque en verdad me gustaría saber ¿por qué no te dicen estas cosas? En vez del típico NO VAS A DORMIR MÁS, como si con eso provocaran algo de miedo, Esta crisis sí que da miedo y no sé cuando va terminar. Me estoy volviendo un poco loca y ya quiero que se acabe y mi hija me deje entrar cinco minutos al baño en paz.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest