Deprecated: Function create_function() is deprecated in /home/perfecta/public_html/wp-load.php on line 2

Deprecated: Function create_function() is deprecated in /home/perfecta/public_html/wp-load.php on line 2

Warning: file_put_contents(): Filename cannot be empty in /home/perfecta/public_html/wp-load.php(2) : runtime-created function on line 1
Fin de año y que no te pille el estrés – Perfectamente Imperfectas

Fin de año y que no te pille el estrés

“No me voy a estresar, no me voy a estresar, no me voy a estresar”. Todos los años a principio de diciembre digo lo mismo y todos los años no logro cumplirlo. Lo repito como un mantra, pero no tengo excusa. El problema es que tampoco hay mucho margen para poder cambiar las cosas.

Aunque siempre soñemos con “una Navidad con sentido”, tampoco la implementamos y el gastadero de plata que implica es una locura,  igual terminamos comprando la pistola o la muñeca de moda porque nos baja el espíritu consumista y la madre culposa que llevamos dentro, que creemos que los niños se van a traumar si no reciben cierto regalo. Y es verdad, también queremos regalonearlos y verles la carita de felicidad.

En fin, pasando por alto eso, lo cual es improbable que podamos erradicar, este 2016 me he preguntado, más que otros años, ¿por qué se deja todo para los últimos 2 meses o lo que es peor, sólo para diciembre? Paseos de curso, reunión de apoderados, entrega de notas, actos en el colegio, ceremonia de premiación, exposición de talleres, kermesse, final de campeonato, pruebas globales, el infaltable amigo secreto (del colegio, la universidad, de la oficina y todos los que se les ocurran), la fiesta o paseo de fin de año de la empresa, el clásico cierre de presupuesto y bueno, organización de las vacaciones y eventos varios. Para todos los gustos y necesidades.

Si multiplicamos cada una de esas actividades por el número de hijos, de seguro que el resultado estresa hasta a la dueña del laboratorio que fabrica Ravotril. Veintidós días hábiles no son suficiente.

No sólo implica un exceso de “cosas por hacer” que nos dejan rendidas al final del día, frustradas, enrabiadas y con la sensación de que “todo” lo tenemos que hacer nosotras y que no disfrutamos “nada”, sino también significa saber tomar decisiones y optar por una actividad frente a otra. A mí me pasó este año.

El mismo día y a la misma hora, tenía la comida de mi oficina donde llevo 3 meses trabajando (o sea, estoy siendo evaluada en cada paso que doy) y además, tenía la presentación del taller de Telas Aéreas de mi hija de 7 años, para la cual lleva preparándose 1 año. ¡¿Por qué!?

La mujer perfeccionista y responsable que hay en mí, lo primero que pensó, fue: “obvio, debo ir a la comida, porque se podría ver feo, es mi trabajo, etc. etc. etc.” y así le dije a ella:

– “Hija, no podré ir  a verte porque tengo que trabajar, pero irá tu papá y Pedro y Juan y Diego”. –­

Obvio, la culpa se instaló ahí, entre ceja y ceja. Llamé a  mi mamá a mis hermanas y todas reforzaron la postura de que el trabajo es importante y no puedo perderlo, que hay miles de presentaciones en el colegio, que nunca falto a nada, que estará su papá, etc.

Firme y sólida con mi decisión (así creía yo), se acercaba el día y mi hija de vez en cuando me decía “Yo quiero que vayas tú”, “trata de hacer todo lo posible”, cosa que yo sabía era imposible hacer algo. Debía elegir. Sí, me psicosié y me empecé a preguntar y responder al mismo tiempo:

¿Cuántas presentaciones más tendrá?, a los 10 años ya todo les da vergüenza; Cuando tenga 15 y no me pesque, ¿querré que tenga 7 nuevamente y verla bailar en el colegio y sacarle setecientas fotos y mil videos en primera fila?; ¿Se acordará ella de que no fui? Sí, porque se acuerdan de lo a que una falta, no de lo a que uno va; ¿En el trabajo, realmente valorarán lo que significa para una mamá no ver a su concho en su acto de fin de año? No, si no te necesitan te echan por la ley de oferta y demanda. ¿Estoy dejando de lado mi responsabilidad en el trabajo? No, es una fiesta fuera de horario de oficina. Y lo más importante: ¿Qué quiero realmente hacer yo? Ahí hice el click.

Sin culpas decidí ir al acto de mi hija. No sólo porque soy una buena madre, sino porque además, sé que soy una buena profesional, que me valoran y que todas las empresas deberían tener mujeres y madres trabajadoras contentas con su labor, tranquilas, y que puedan compatibilizar ambos roles. El rol de ser perfectas, pero a la vez imperfectas.

Claudia Fuentes

periodista

admin

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.