Eres mamá y todos opinan: Situaciones por las que no debes darle explicaciones a nadie


Desde que te convertiste en mamá todos a tu alrededor se lo pasan dándote consejos que no pediste y metiéndose sin permiso en tu maternidad. Es hora de aprender a decir basta. El hijo es mío, yo lo parí, yo soy la mamá. A continuación algunas situaciones por las que no debes darle explicaciones a nadie.

1. Si le das pecho o le das fórmula. Esto es algo totalmente personal y nadie tiene derecho a opinar al respecto ni menos a meterse. No permitas que alguien lo haga. Aprende a protegerte y a callar las opiniones que no pediste.

2. Si tu hijo va a sala cuna o al jardín infantil. Nuevamente, esta es una decisión que se toma en pareja y no compete a nadie más. Cada una de nosotras tiene sus razones para optar por una u la otra. Lo cierto es que a la gente le encanta meterse en este tema y te llena de culpa por enviar a tu hijo al jardín. Pero a final de cuentas no son ellos los que van a cuidarlo. No escuches.

3. Si te vas de viaje con amiga o con tu pareja y dejas a tus hijos con alguien de confianza. Por alguna razón existe la manía de opinar al respecto. ¡Cómo vas a dejar a la pobre criatura sola! ¡Qué pena!  No hagas caso. Viaje si quieres viajar. Ándate ese fin de semana a la playa con tus amigas. Ten tu espacio y no te sientas mala madre por eso.

4. Si regresaste a trabajar. Nunca falta la vecina mala onda que te mira por la reja con cara de que eres una mierda de madre cuando sales a toda carrera a tu trabajo por las mañanas mientras ella aún en piyama y el bebé en brazos te juzga. Qué gente más metiche. Envidiosa. Sin vida. Hace bien trabajar. Hace bien salir a la calle. Hace bien tener una independencia económica. No te sientas mala madre por trabajar.

Por sacarle el pecho a tu hijo. El bebé ya camina. Come sólidos, tiene dientes y estás aburrida de dar pechuga.

¿Cómo? Te dice espantada tu suegra, tu msdre, tu cuñada. Las pechugas son tuyas. Tú decides. Ningún bebé se trauma por festejarlo. Tenga la edad que tenga. Busca tu tranquilidad. Tu hijo va a estar bien. Tomas la decisión que sea.

Siempre va a existir gente que opina, se mete sin permiso. Gente descriteriada. Porque abrigaste mucho a tu hijo, porque no lo abrigaste, porque le diste un colado que compraste en la farmacia, porque tiene tres años y usa chupete, porque duerme contigo y no en su cama, porque le pusiste la tele antes de los dos años. Porque le pasaste tu celular para que dejara de llorar. Porque si y porque no. No hagas caso. Ten confianza en ti misma. No dejes que nadie se meta en tu crianza. Tú lo estás haciendo bien.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest