El sobrepeso después de parir y cómo volver a recuperar mi cuerpo para no seguir pareciendo embarazada

Por Kristy Ulloa, nutricionista

contacto: kristyur@gmail.com

Muchas veces hemos visto en televisión mujeres que después del embarazo, recuperan su peso rápidamente, como por arte de magia, e incluso quedan más regias que antes de embarazarse. Pero la verdad es que para muchas otras, donde me incluyo, después de tener a nuestro bebé quedamos con kilos de más, con nuestra panza colgando e incluso pareciera que aún tenemos unos meses de embarazo.

Pero tranquilas, esto no es algo raro si pensamos que durante el parto se pierde cerca de 7 kilos entre placenta, el bebé, líquido y sangre. O sea, si hemos subido más que 7 kilos, quedaremos con kilos de más. Ojo que no todo es malo, ya que esta grasita la usamos en gran medida cuando damos lactancia materna.

Además, nos encontramos con que nuestro abdomen ahora es mucho más flácido y eso se debe no sólo a la grasa abdominal acumulada, si no, a la distención de los músculos abdominales, los cuales al tener que dar espacio para el bebé en desarrollo, debe expandirse y agrandarse lo más posible. Sin embargo, una vez que el bebé nace, estos músculos demoran en volver a su posición.

Después de tener a nuestro bebé nuestro cuerpo debe recuperarse gradualmente, de hecho hay quienes postulan que nos demoramos cerca de un año en regresar a nuestra figura habitual. No olvidemos que tardamos 9 meses en inflarnos como un globo y, tal como un globo que se arruga al volver a su forma, nuestro abdomen demora en deshincharse y contraerse, mínimo otros 9 meses.

La mejor manera de recuperar nuestra figura o de eliminar esta grasa acumulada es siempre una dieta saludable. Pero al hablar de dieta no me refiero a aquellas que dicen ser milagrosas, donde en unas semanas bajamos 10 kilos. Amigas, ninguna dieta milagrosa es sostenible en el tiempo. Lo mejor es siempre llevar un estilo de vida saludable, donde logremos un estilo de vida saludable que se sostenga en el tiempo, combinando alimentos adecuados, en porciones adecuadas y sumando ejercicio en forma habitual.

Un régimen apropiado para lograr recuperar nuestro cuerpo y sentirnos contentas con él, debe tener como base 3 a 4 comidas principales, donde esté presente desayuno, almuerzo, once y/o cena y donde, si nos da hambre, podamos comer colaciones saludables entre ellas, como son el yogurt descremado, una fruta, una jalea.

Siempre es preferible preferir lácteos descremado sobre aquellos que tengan mucha grasa, así como las carnes que sean más magras. Cereales integrales por sobre aquellos más refinados, dejar el azúcar y por su puesto disminuir la ingesta de pan, ya que el exceso de masas se convierte en grasas que se acumula casi siempre en nuestra barriga.

Si bien nunca se debe dejar de comer, es necesario medir las porciones, que siempre sean moderadas, principalmente de cereales, donde cereales me refiero a: arroz, fideos, papas, arvejas frescas y choclo, aprovechar de comer en más cantidad verduras principalmente aquellas de hoja verde que nos aportan saciedad y pocas calorías, además de frutas moderadamente.

Beber agua además de tenernos hidratados nos ayudará a sentir el estómago llenito, sobre todo si bebemos antes de comer.

Siempre tratar de complementar la alimentación saludable con la práctica regular de ejercicios. El médico será quien determine cuando pueda comenzar a realizarlos, pero desde que se termina la cuarentena, se puede realizar caminatas lentas para luego ir aumentando el ritmo.

Recuerden que todo ejercicio ayuda, que hasta una caminata de 10 minutos es saludable y nos ayuda a quemar grasas, pero sobre todo, no exigirse más de lo que puedas ya que cada cuerpo es único y tendrá su propio tiempo en volver a su forma habitual.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest