El primer cumpleaños del primer hijo

Por Natalia Martini, psicóloga clínica

www.apoyopostparto.cl

La primera velita, la primera torta, el emocionante momento en que tu hijo (por fin!) cumple el año de vida.

Estuve emocionada varias semanas antes, esperando ansiosa la fecha. Empezando ya a vivir los momentos que año a año te cuentas las mamás (“me acuerdo que yo estaba en la clínica, el parto fue largo, a esta hora ya habías nacido” y un largo etcétera), recordando en qué estaba uno hace un año, cómo fueron los días previos y todos los detalles del gran día.

Creo que el primer cumpleaños del primer hijo es un hito importante para la maternidad. Significa haber dado una vuelta completa a los primeros enormes desafíos de ser madre. Es haber conseguido una especie de meta invisible y decir: “lo logré!, sobreviví al primer año”

Si pensamos en el difícil período post parto es también de alguna manera darle una vuelta al duelo que se vive con la vida pre mamá. Los pensamientos que uno tiene cuando está con el bebé recién nacido, fantaseando con lo que uno estaba haciendo hace un año. Lamentablemente las redes sociales ayudan poco, sobretodo Facebook que te recuerda alegremente que hace un año estabas en un viaje, de paseo, comiendo algo rico o saliendo sola.

Piensas esas cosas en el post parto y más te entristeces, pensar en lo que estaba antes y en lo que estoy ahora, encerrada con este ser extraño que aún no termino de conocer.

Pero el primer cumpleaños cambia todo eso. Al mirar hacia atrás y buscar la yo de hace un año, hoy podemos sentirnos un poco más seguras, más resueltas, con mayor dominio de la situación o al menos más acomodadas en el nuevo rol de mamá.

Es un pequeño gran triunfo para nosotras, felicidades a todas!

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest