El peor enemigo de la mujer es la mujer

Paremos de destruirnos. Debemos cuidarnos y protegernos unas con otras. Somos todas mujeres, ya es hora de dejar de ser nuestras propias enemigas. Ser mujer no es fácil, es hora de unir fuerzas y remar todas para el mismo lado. Juntas. Unidas.

Por Constanza Díaz

Estamos todas en el mismo barco, somos todas mujeres y aún así nos hacemos pedazos unas con otras. Buscamos cualquier oportunidad para destrozar a la que tenemos al lado. Resulta curioso que nuestro mayor enemigo seamos nosotras mismas. ¿Hasta cuándo vamos a destruirnos? ¿Hasta cuándo nos lanzaremos mierda entre nosotras?

Esta es puta.

Esta es mantenida.

Esta se operó entera.

Esta le robó el marido a la otra.

Esta deja a sus hijos botados y se va con las amigas.

Esta es una suelta.

Mira lo gorda que está Juanita.

Esta está loca de remate.

Y así, las frases que nos decimos son infinitas. Frases destructivas, llenas de maldad. Sí, maldad. No hay bondad, no hay empatía hacia el mismo género. ¿Qué nos pasó? Es muy difícil ser mujer y cumplir con todos nuestros roles para más encima destruirnos entre nosotras. Es aberrante. No lo comprendo. Las mujeres somos chismosas, nos metemos en la vida de las demás, nos gusta opinar sin que nadie nos haya pedido nuestra opinión. Dictamos cátedra y juramos que somos dueñas de la verdad absoulta y la verdad absoluta no existe. Ya basta de ser nuestras propias enemigas. Es hora de reconciliarnos y de empatizar entre mujeres. Si no nos cuidamos nosotras, ¿quién nos va a cuidar? Antes de comenzar a manifestar en las calles por Ni una menos, debemos cambiar de actitud, parar de atacarnos, parar de juzagarnos. Aceptarnos tal y como somos, con nuestras diferencias y similutudes. Mujeres unidas y no mujeres divididas. Ya basta de hacernos pedazos unas con otras.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.