El mejor regalo del mundo y cómo mi hija aprendió a dormir toda la noche

Por Carla Salinas V.

Cuando nació mi hija siempre dije “va a dormir en su cuna”.  Me preparé, compré un hermoso moisés que puse al lado de mi cama y traía al living durante el día.  Dormía  ahí dia y noche… ok…reconozco que en la noche noche no.  En la noche  yo la despertaba para tomar leche y después de botarle los chanchitos se quedaba en mi pecho y asi dormíamos. Me encantaba dormir así con ella.  Con el tiempo esta práctica se fue haciendo cada vez más común y ya dormía de frentó en la cama con nosotros, justo al medio. Eso me dejaba tranquila y feliz.

A medida que el tiempo iba pasando y mi hija creciendo, era más incomodo dormir con ella. Empezó a despertar en las noches, yo le ponía el pecho para seguir durmiendo y mi cadera estaba destrozada por tanto dormir de lado. Me dolía muchísimo.

Pensando en mi bienestar (si mamá no está bien, nadie está bien) comencé a buscar cómo hacer la transición para sacarla de mi cama y llevarla a su cuna y a su pieza. Lo intenté un mes, despertaba a cada rato y yo me la pasaba mas levantada que acostada circulando de una  pieza a la otra a las tres de la mañana. Mi casa parecía paseo peatonal en su hora peak.  ¡FRACASÉ! Me di por vencida. Fue agotador.

Había perdido una batalla pero no la guerra. Mi Emma volvió a nuestra cama y seguí durmiendo pésimo, con la espalda en la mano,  hasta que se me ocurrió la brillante idea de poner una cama al lado de la mía pegadita para ella sola. La acosté ahí una noche y SANTO REMEDIO. Volví a dormir bien.

Dos semanas antes de Navidad y con casi 11 meses Emma empezó a dormir TODA LA NOCHE, no lo podía creer, y pensé:

-Cuando cumpla un año la cambiaré a su pieza.

Para la Navidad vino mi papá con su señora a pasar la noche buena y Emma como se duerme a las 22:00 y yo con visitas dije; voy a ponerla en su cuna a dormir. y lo hice y durmió toda la noche. Despertó a las 8 am. Un sueño hecho realidad que toda madre desea fervientemente. Desde ese día que duerme en su pieza, en su cuna, sin despertar, yo despierto una vez a verla y a taparla si es que se destapa y otra vez lo hace el papá.

 

Tengo claro que cada caso es diferente porque yo segui muchos consejos y ninguno me funciono, pero puedo decir que en mi caso la transicion de pasar de mi cama, a otra pegada a la mia y luego a su cuna en su pieza fue lo mejor. Lo recomiendo si alguien quiere intentarlo.

 

Para mí este fue lejos el mejor regalo de Navidad. Amanezco feliz y descansada, la espalda ya no me duele y todos descansamos perfectos durante la noche. Me declaro una privilegiada.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest