El auto engaño de las súper mamás y el punto ciego que no ven

Hoy en día la crianza está llena de temores y culpa dado la gran cantidad de información a la que tienen acceso, sobre todo, las madres primerizas que se enfrentan a este nuevo escenario bombardeadas de nuestras teorías y modas sobre la maternidad. Bien sabemos que no existe la madre perfecta yesta sobre carga de información no hace más que sembrar agobio en muchas y lo que no ven, las súper mamás es el punto ciego al que todas se enfrentan.

Por Yasmín Negrón Báez

Lic. PNL USA

Nadie, ninguna madre, niega el profundo amor que  tenemos por nuestros hijos, eso no está en duda; pero cuando se trata de cuestionar nuestra maternidad hay una variada gama de opiniones. Lo normal es criar a tus hijos de la mejor forma que TÚ puedas, pero hay quienes no están de acuerdo y se lanzan a una lucha sin sentido; autoengañadas por creencias como: “la maternidad es hermosa en un 100%”, “el cansancio se va, cuando ves esa sonrisita”, “no te quejes, tú quisiste ser madre”.

Antes de ser madre, eres una persona y hacerse responsable de otras personas (tus hijos) sin duda es agotador, para todas. Tienes todo el derecho a expresar cómo te sientes, cómo te ves y cómo quieres criar a tus hijos.

El problema de las “súper mamás” es el punto ciego. Por alguna razón, han decidido castigarte y castigarse con modas que las vuelven severas en sus opiniones e imponen con temor el cómo, de tu crianza.

Algunas de las razones de estas “súper mamás” son:

Sufren de violencia intrafamiliar (psicológica): La pareja o alguien de su familia les ha obligado a asumir el rol “sufrido” de la maternidad, pero sin que lo reconozcan. Viven para agradar a la pareja y/o familia para que estos hablen bien de ella como madre. Necesidad de reconocimiento.

Baja autoestima y castigo; Aborrecen como quedaron físicamente, lo que hace que sólo se encierren en la crianza y sobreprotección del hijo. Creen que es necesario pasar por todo porque en la prehistoria fue así, por ser mamíferos (mujeres, la prehistoria ya fue).

La anestesiada: El dolor y el abandono hacia su persona a causa de la maternidad o por la falta de ayuda frente a la enorme tarea de criar, es tan grande que se vuelven mujeres frías, entonces, “si yo lo viví, que lo viva la otra también”.

Enfermedades mentales: Depende de cual padezca, será su forma de expresarse como superheroína de la maternidad.

La que siempre se muestra bien pase lo que pase: Sólo habla de lo bueno que hace y muestra lo buena madre que es, quiere hijos perfectos. La típica amiga de Facebook que parece que su vida fuera Fantasilandia. Nadie tiene la vida perfecta.

Algunas divorciadas: Se fue el marido y ya no puede poner la atención en él, entonces pasan a ubicar a los hijos en el centro de su vida y quieren que todas sean iguales, e imponen que ante todo eres mamá, esto implica: no salir, no beber socialmente, quedarte sin pareja lo más que se pueda (“con tanto hombre malo y pedófilo hoy en día”), si le pasa algo a tu hijo es culpa tuya, no tener amigos, no tener tiempo personal, juntarse sólo con mamás con el mismo pensamiento o con nadie.

La que se cree científica o es fiel seguidora de la OMS y/o algún especialista: Tiene la necesidad de imponer todo lo nuevo que se ha descubierto, aun cuando no ha buscado segundas opiniones o efectos secundarios de lo nuevo.

Todas estas súper mamás sufren de algo llamado punto ciego, descubierto por el doctor en Psicología Daniel Goleman, lo que significa que frente a una experiencia rápida (como la maternidad) o lenta (como la maternidad) jajaja, se pierde la capacidad de querer ver la realidad, vivirla y ser flexibles con ellas mismas y las demás.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest