Educación Montessori: un mágico mundo para los niños

Tomar la decisión respecto al futuro escolar de nuestros hijos no es tarea fácil.  Hoy en día tenemos un amplio surtido de colegios, jardines y sistemas de educación a para elegir. Dentro de ellos, se destaca el Sistema Montessori. Desarrollado por Maria Montessori, destacada Médico y Educadora Italiana, que creó la primera casa de niños en Roma el año 1907.

¿Qué hace tan atractivo a esta metologìa?

Hemos podido ver cómo la educación Montessori ha ido creciendo en América latina y Europa.  Poco a poco se han creado Jardines Infantiles con orientación Montessori y/o Colegios en los cuales se trabaja esta misma metodología al 100%.

Este crecimiento nos  lleva a pensar que efectivamente es beneficiosa para nuestros niños, pero, ¿qué la hace tan diferente del resto de las metodologías?

El profesor tiene un rol distinto al del profesor de sala de clases tradicional quien posee un papel dominante.  En el sistema Montessori el profesor es llamado “Guía” ya  que no trasmite información, si no que la facilita y media entre el niño y el material.

La idea es potenciar la curiosidad del niño, permitirle libre acceso a la naturaleza y que descubra por sí mismo todo lo que puede obtener de ella. También se espera potenciar las características de cada pequeño de acuerdo a su ritmo de trabajo.

Dentro del “Salón” (como se le llama a las salas) el niño es provisto de una gran variedad de material, esto los beneficia en un gran sentido ya que todos se encuentran realizando diferentes actividades. Esto mismo lleva a que el salón sea un lugar de gran espacio adecuado con el entorno correspondiente y que permita al niño moverse con libertad absoluta.

A diferencia del método tradicional, tenemos al profesor o educador, que trabaja con grupos de una misma edad con una estructura curricular, con un tiempo específico de trabajo y en la cual el niño no se mueve o carece de movimiento o espacio para hacerlo.

Si tenemos a un niño en un colegio Montessori y lo cambio a uno con metodología tradicional, probablemente no le irá bien o tendrá algo de problemas de adaptación al comienzo, pero sin duda los cambios siempre son favorables y a corto plazo el niño se acostumbraría a su nuevo sistema educacional.

Por otro lado,  podemos hacer uso de los jardines infantiles Montessori que son muy buenos en promover el amor por la naturaleza el cuidado del medio ambiente y la autonomía personal del niño.

Lo digo como educadora y como mamá de tres niños criados en su primera infancia con metodología Montessori, esta primera infancia es la mas importante ya que tenemos presente la “mente absorbente del niño hasta los 6 años”, es decir, poseen una extraordinaria habilidad para absorber las experiencias de su alrededor e incorporarlas sin darse cuenta a su propia vida, como una “esponja”.(M.M)

Su enfoque, su forma de trabajar y sus materiales son maravillosos y adecuados para los niños, estimulan en gran parte el fortalecimiento de capacidades motrices, intelectuales y de lógica.

Además fortalece su tolerancia a las frustraciones que le presentará su vida futura. Sin dudas, María Montessori fue una tremenda mujer, una visionaria en términos de educación escolar.

La mayor señal del éxito de un profesor es poder decir “ahora mis alumnos trabajan como si yo no existiera…” Maria Montessori 1870-1952

Lorena Ananìas Itaim

Educadora de Pàrvulos Bilingüe

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest