Dile adiós a los pañales

Por Lorena Ananías -Educadora de párvulos

Sin lugar a dudas sacar los pañales a nuestros hijos es un tremendo paso muy esperado por sus padres. Comienza un proceso de autonomía del niño el cual, no siempre es fácil lograr. Debemos tener mucha paciencia y respetar los tiempos del niño ayudándolo en su proceso.

 

Cuando decidimos sacar los pañales a nuestros hijos, no pensamos en todo lo que involucra esta decisión. Debemos ser cautos. A veces ni nos imaginamos lo que pasa por sus mentes. La idea es que el niño tome conciencia acerca de su cuerpo en la medida que va creciendo y conociendo sus propias necesidades.

Primero pensemos en qué etapa de desarrollo se encuentra, en conjunto con esto debemos asegurarnos que sus estados emocionales se encuentran dentro de una estructura estable. Me refiero a todo lo que puede estar afectándole o lo que pudiera afectar. Por ejemplo, si nuestro hijo de 2 años entrara al colegio, (nunca ha asistido a un jardín, usa pañales, usa tete, tuto, duerme en la cama de sus papás etc.) llegamos al colegio y le sacamos el pañal  sin pensar en todos estos acontecimientos, provocaremos un desajuste emocional. Para su entendimiento estamos desapengándolo de todo: casa, papás, tuto, tete, pañal, es mucha información para procesar. Y muy pequeño. Este desajuste se verá reflejado en sus acciones, comportamiento, alimentación.

Debido a todo lo anterior, se debe ir paso a paso siempre. No necesariamente por las razones que sugiero anteriormente, puede que existan otras, como separación familiar, el nacimiento de un hermanito, la muerte de alguien cercano, etc.

Se debe tener en cuenta todos estos puntos de vista y siempre “observar” mucho el comportamiento del niño dándole  importancia a lo emocional. Ya que estamos marcando su personalidad, autoestima, seguridad, tolerancia.

Se debe tener en cuenta que un niño (a) está preparado para dejar los pañales cuando tiene incorporado el lenguaje expresivo y dice “pipi” (cuando ya se hizo) esto quiere decir que su mente está comenzando a darse cuenta de lo que ocurre en su cuerpo. Así podremos ir observando que nuestro pequeño va adquiriendo seguridad en sí mismo, pero esto no lo logrará solo, debe ser con mucho apoyo y paciencia para no frustrarlos. Si se hace pipi durante el proceso, no recriminarle este hecho, si no que continuar fomentándole y entregándole la seguridad necesaria para su correcto desarrollo.

Recordar:

  • Observar
  • Preparar un ambiente especial en el baño para que el niño se sienta comodo.(w.c adecuado, libros, juegos)
  • No usar premios ni castigos (el error es el motor del aprendizaje María Montessori)

“Cualquier ayuda innecesaria es un obstáculo para el aprendizaje”

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest