Diástasis abdominal: ¡Ya parí y aún parezco embarazada!

¿Has oído hablar de la diástasis abdominal? ¿Sientes que tu abdomen está más separado de lo normal? ¿Ya ha pasado el tiempo y tu abdomen está abultado y pareciera que aún tiene a un bebe dentro?
¿Al realizar un esfuerzo, como incorporarte de la cama, parece que “algo” sale hacia fuera en la zona de tu ombligo?

La diástasis es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo. Es un problema funcional y estético más habitual de lo que puede parecer, nada menos que un 66% de las embarazadas tiene diástasis en el tercer trimestre, Si te han diagnosticado o sospechas que puedes tener una diástasis abdominal, la recuperación de tu abdomen  va a ser el primer hito a conseguir en la rehabilitación posparto de tu suelo pélvico para así evitar patologías accesorias.

Factores de riesgo de la diástasis

  1. Aumento de peso: Los aumentos excesivos de presión en la cavidad abdominal provocados por un incremento del peso corporal pueden provocar que la línea alba se dañe al no soportar la tensión a la que se ve sometida.
    2. El embarazo: Durante la gestación se produce una respuesta fisiológica natural en el cuerpo de la futura mamá para adaptarse a los cambios que genera el crecimiento del bebé. A fin de brindarle el espacio que necesita para desarrollarse, tiene lugar una gran distensión en los tejidos de la pared abdominal. Esto se une, además, a un importante cambio hormonal, aumentándose la concentración de hormonas como la relaxina, progesterona, elastina y estrógenos, que alteran la composición del colágeno, haciendo que se debilite el tejido conectivo que une los rectos.
    Los embarazos múltiples, los bebés de mucho peso o una embarazada con poco tono muscular, son otros de los factores de riesgo en la aparición de la diástasis.
    3. El parto: No sólo el embarazo puede provocar la separación de los rectos del abdomen. Los partos complicados con muchas horas de pujo también pueden dañar este tejido. Y las cesáreas no son ninguna garantía para evitarlo: también hay pacientes con diástasis que han dado a luz por cesárea.
    4. Trabajo abdominal: Cuando ejercitas los rectos del abdomen aumentas la presión en el interior del compartimento abdominal, algo que también sucede cuando realizas grandes esfuerzos mantenidos o continuos, como cargar y transportar pesos elevados.
    La diástasis es también un problema funcional, puesto que existe una importante relación entre la diástasis y las disfunciones del suelo pélvico, como la incontinencia urinaria, los proplapsos y el dolor pélvico, no sólo eso, ya que la diástasis también se relaciona con una mala estabilización del centro corporal, Dolores de espalda, Problemas digestivos, Posibilidad de herniación de las vísceras abdominales.

Tratamiento:

Para seguir un tratamiento adecuado debes ponerte en contacto con un Kinesiólogo especialista en Embarazo o piso pélvico derivada de tu Ginecólogo , personalmente evaluó gratuitamente a todas mis pacientes de esa forma compruebo si efectivamente tiene la patología, ya que muchos doctores no revisan abdomen post parto, Dentro del tratamiento ( depende de cada persona por supuesto) podemos encontrar,ejercicios Hipopresivos ( Técnica que debe ser enseñada por un profesional), acupuntura en oblicuos, trigger points ( liberación de puntos dolorosos) en diafragma, en algunos casos Ondas rusas ( electroestumulacion) entre otros.

Pía Berríos

Kinesióloga especialista en embarazo, piso pélvico y disfunciones sexuales

En Facebook: Kinesiologia pélvica y embarazo

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest