“Depresión post parto y cómo superé la etapa más oscura de mi vida para decirles hoy que sí se puede”

Quiero escribir este mensaje como aliento a todas las mamitas apesadumbradas y qué sienten que van cuesta arriba subiendo la montaña.
Yo al igual que todas, pensé que ser mamá era todo de película, ideal …familia feliz.

Mi hijo no fue accidente, fue planeado y resultado de una madura decisión.
Nació cuando yo tenía 29 años. Dentro de un matrimonio constituido por todas las
leyes.

Al segundo de nacer, ya no sabía qué hacer. Rápidamente me vi superada, llanto
todo el día, de los dos.  Mi vida se puso en pausa y todo giraba en torno a mi bebé.

Darle de comer, dormir, cambiarlo y vuelta otra vez. A las pailas se fue mi
vida independiente, profesional . Era un bulto de ser humano que no tenía  tiempo ni
de bañarme,  circulaba todo el día en buzo, con 15 kilos de sobre peso. No me reconocía al espejo. No quería ni mirarme. Son mis
peores recuerdos. Una época muy oscura. Lo pasé muy mal. Estaba muy deprimida.

Estaba todo el día cansada, a veces lloraba sola de agotamiento. No pedía ayuda, la muy tonta, pensando que era yo el problema, porque nunca había escuchado que alguien se quejara y pasara por lo que yo estaba pasando. Era
así y me lo tenía que bancar.

¿Cómo me iba a quejar? ¿Cómo iba a decir que ya no daba más?

Mi esposo llegaba como tuna de la pega y yo estaba como un estropajo que apenas llegaba le pasaba mi hijo para que se hiciera cargo. Me frustraba muchísimo que él siguiera con su ritmo cotidiano de vida y cómo ser papá no
pasaba  de ser algo anecdótico.

Evidentemente ahí se inició todo el camino cuesta abajo. Cada vez más sola, cada vez
sin ayuda , cada vez el padre de mi hijo más lejos y llegaba más tarde porque no le daba ganas llegar a casa con una histérica. El siguió con su ritmo de vida y yo me transformé en madre , y eso nunca se compatibilizó. Hasta
que llegó el quiebre inevitable y se fue con otra.

Todo fue un proceso de 5 años cuesta abajo. 5 años que hoy recuerdo cómo algo brumoso y muy oscuro.

Después de mucho llanto y duelo, de inseguridad si sería capaz de salir
adelante sola y criar sola, lo logré.

Tienes un proyecto de vida y de pronto ya no
existe. Se murió. Todo se cae. Todo. Es fuerte. Te llenas de miedos y dudas. ¿Seré capaz?

Pero para esa fecha yo ya tenía trabajo, pronto vi que era más eficiente con las finanzas sola que acompañada. Se terminó la frustración constante
de esperar que mi ex me “ayudara “ o se pusiera en mi lugar . Solo resolvía yo, eran mis reglas.

De pronto mi casa se ordenó, mi hijo dejó de manipular bastante por qué no
había quien me desautorizara. Pude tener finalmente el diagnóstico de
déficit atenciónal de mi hijo,que me sirvió para buscar y canalizar la ayuda necesaria.

Pasé años duros académicos y años duros con la mínima dedicación de su padre, pero a medida que creció mi hijo, fui ganando libertades.
Recuperando mi vida e individualidad de a poco.

Hoy mi hijo tiene 15años y es el joven más dulce e incondicional de su madre. Siempre le hablé con la verdad y hoy es un partner. Hace su parte en la casa, hace su pieza, lava platos y hasta aspira.

Nunca lo hice partícipe de las diferencias que yo tuve con su padre, no fue necesario, él solito con el tiempo se dio cuenta quien es incondicional y quien no lo es.

Cuando quedé  sola, me prometí que siempre estaría ahí para él, cuando me necesita y él lo sabe, todos pueden fallar menos yo, y así también me lo ha agradecido. Tenemos un diálogo sincero y sin secretos.

Le enseño que las obligaciones de la casa también son parte de él, jamás
que me debe “ayudar”. (Algun día su pareja me lo agradecerá).

Mamitas no decaigan, a mi todavía me falta por andar, sólo  les puedo asegurar que todo mejora con el tiempo y el futuro es prometedor. Voy bien hasta aquí , y estoy segura que seguiremos progresando.

 No digo que sea fácil. Es lo más duro, el desafío más grande y hermoso. También el amor más infinito.
Un abanico de posibilidades se abre frente a ustedes. No desesperen, los tiempos mejores llegan y todo el esfuerzo queda pagado, cuando tu hijo lo reconoce y agradece. Un abrazo a todas y vamos adelante que si se puede.
Patricia Bunster

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.