Depresión post parto, una realidad que muchas padecen en silencio

Por Natalia Martini, psicóloga clínica

El tiempo del post parto es una etapa compleja en la vida de una mujer, en especial en el nacimiento del primer hijo. Implica un proceso de cambio de la identidad, para dar paso al nuevo rol de madre, y también la aceptación de algunas pérdidas de la vida pre mamá.

Existen elementos biológicos, como los cambios hormonales, y fisiológicos que experimenta nuestro cuerpo, y también elementos sociales, de familia y del contexto en que vivimos que nos hace más vulnerables a desarrollar enfermedades psicológicas en este período.

Según el MINSAL, en Chile la prevalencia de cuadros depresivos en el post parto es de 20.5%, mientras que según la OMS un 40% de las madres de países desarrollados sufren algún trastorno mental después del parto.

El más conocido (aunque no el único) de los problemas psicológicos que puede sufrir una mujer en el puerperio es la depresión post parto, la cual es un tipo de depresión que se da en este período, pero cuenta con los mismos síntomas de una depersión “clásica”: ánimo bajo, pérdida de interés en actividades, cambios en el sueño y en el apetito, falta de energía, sentimientos de culpa e inutilidad. Estos últimos se relacionan en ocasiones con el bebé, generando sensaciones de rechazo, evitación y poca preocupación por el recién nacido.

En ocasiones se confunde la depresión post parto con el “baby blues” o disforia post parto, el cual es un estado de ánimo con tristeza, irritabilidad e insomnio que se se presenta en los 2 o 3 días posteriores al parto, relacionado con el cambio hormonal propio de la etapa. Aproximadamente el 25% de las mujeres lo presentan y si bien puede compartir algunos síntomas con la depresión, es menos intenso y pasajero.

La depresión post parto se diagnostica en la consulta de un profesional de salud, existiendo cuestionarios ampliamente utilizados para ayudar a determinar la enfermedad. Es una enfermedad que tiene tratamiento como toda depresión, con terapias psicológicas y/o fármacos, los cuales son compatibles con la lactancia.

El contar con apoyo psicológico en el puerperio resulta protector frente al desarrollo de una depresión post parto, y si ya estás sufriéndola, existen muchas estrategias que se pueden entregar y apoyar para hacerle frente a la enfermedad y salir adelante.

Si después del parto te has sentido triste, sin ánimo, sin ganas de hacer las cosas que antes disfrutabas, irritable, culpable e inútil en el cuidado de tu nuevo bebé pide ayuda: la depresión post parto es una enfermedad que tiene tratamiento y con buenos apoyos podrás sentirte mejor y de apoco disfrutar de tu maternidad.

Sí se puede salir adelante. Lo importante es consultar y no llevar tu pena por dentro. Hazle saber a tus más cercanos lo que te ocurre, dile a tu médico. Tener depresión post parto es una enfermedad y debe tratarse como tal. Y por sobre todo, no te sientas culpable por estar deprimida. No eres la única y vas a salir adelante. Padecer depresión post parto no te convierte en una mala madre. No lo olvides.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest