Del sueño de las madres y qué es lo que le pasa nuestro organismo por dormir poco y mal

Por Carolina Rodríguez Cobo, periodista

Si tuviésemos que elaborar una lista de las acciones que más se ven afectadas con la maternidad, el dormir llevaría la delantera. Ese sueño placentero, de corrido, se vuelve una utopía para nosotras ante la demanda constante  de atenciones al tener un bebé pequeño en la casa.

La falta de sueño se vuelve preocupante cuando la madre se queda dormida por pequeños momentos, funciona más lento y tiene bloqueos mentales seguidos. A ello sumémosle un mal humor galopante,  porque el no dormir bien afecta a cualquiera y no genera una buena convivencia con los demás habitantes de la casa.

No es un insomnio que deseemos, pero que está ahí y lo debemos enfrentar.

Uno de los consejos que más se les dan a las madres primerizas es que duerman cuando el bebé lo haga: eso de duerme el niño, duerme la mamá funciona para aquellas que tienen la posibilidad de delegar las tareas de la casa.

Pero en la práctica bien sabemos que resulta difícil.

Una mamá sola con un bebé pequeño difícilmente podrá echarse una siesta, dado que su lista de preocupaciones aumentará con los deberes del hogar. Si cuentas con ayuda para tomar una siesta, hazlo. Será reponedor.

Darse un baño por las mañanas. Los especialistas aconsejan ducharse en la mañana apenas la madre se levanta y no andar de pijama todo el día, ya que esto hará que el día comience con mucha energía y mejorará tu estado de ánimo.

Beber mucha agua y evitar la  cafeína. Hay quienes creen que para espantar el sueño es bueno tomar una taza de café, té o algunas bebidas gaseosas cola, pero no es la mejor idea, ya que te mantendrán despierta sólo durante los primeros minutos, luego volverás a sentirte igual o más cansada. Lo más sano es beber muchos vasos de agua fría que te ayudarán a hidratarte y a saciar esa sensación de sed constante que da al amamantar.

Hacer listados con las cosas pendientes. Apuntar en una agenda o en el celular lo que tienes que hacer te ayudará a organizar tu día y evitar que se te olviden algunas cosas, como por ejemplo, tomar un remedio tú o el bebé, las cosas que te faltan en la despensa, etc.

Buscar espacios para la relajación. Puede ser un pequeño baño de tina, comer algo que nos guste, salir a dar una vuelta a la manzana, incluso ir al supermercado. Algo que nos saque de la rutina de los niños-casa, permita cambiar el switch y  a la hora de dormir reunir a las ovejas necesarias para conciliar un buen sueño.

¿Qué le pasa a nuestro cuerpo cuando no dormimos bien?

El promedio de sueño reparador por noche es de siete a nueve horas aproximadamente. Si no consigues un buen sueño puedes sufrir algunos de estos efectos secundarios que vamos a enumerar a continuación:

-Sentirás que estás irritable, mal genio. Probablemente no te soportarás ni tu misma. Y es que es normal, la irritabilidad es unos de los primeros síntomas cuando no estás durmiendo lo suficiente.

-Dificultad para concentrarte y para aprender. Dificultad para recordar cosas, como por ejemplo, lo que tenías que hacer.

-Dificultad para manejar vehículos pues tendrás más posibilidades de sufrir un accidente ya que te costará enfocar la vista y tus reacciones serán lentas.

-Debilidad de tu sistema inmunológico. Con un mal dormir, tus defensas se verán afectadas y estarás más abierta a enfermarte.

-Estrés, cansancio crónico, procesos inflamatorios. Riesgo de cáncer y diabetes son algunos de los riesgos de dormir menos de seis horas seguidas según investigaciones de la Universidad de Surrey. Los especialistas recomiendan dormir entre seis y nueve horas. El sueño tiene un rol importante de nuestro funcionamiento cerebral y emocional. Es en ese momento cuando se reparan conexiones neuronales, se fortalece nuestro sistema inmunológico, se reparan células y tejidos.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest