Dejemos a los niños ser niños

Los adultos se quejan porque los niños son niños: inquietos, revoltosos, ruidosos y curiosos. Algunos, incluso, los medican para que se “calmen”. Para que actúen como robots. Para que actúen como adultos. ¿Qué nos pasa?Dejemos a los niños ser niños y vivir su infancia con intensidad. Dejemos a los niños correr, saltar, jugar con tierra y embarrarse. Dejemos a los niños mojarse con la lluvia y saltar en las pozas de agua. Recuerda que me encantaba hacerlo cuando era pequeña. Recuerdo mis botas metidas en los charcos que dejaba la lluvia y recuerdo haber estado dichosa de felicidad. ¿Por qué prohibirle a nuestros hijos ese placer tan propio de la infancia?

Dejenos a los niños cantar, bailar, jugar con burbujas y reír hasta que les duela la panza. No me importa el desorden ni la pulcritud en mi casa. Mis hijos tienen 7 y 5 años y entiendo que tener la casa inmaculada es mi última prioridad hoy. Mi living tiene legos esparcidos, mi pieza tiene autitos Hot Wheels en el velador, mi tina está llena de juguetes. Y me encanta. Porque sé que la infancia es tan corta que pronto esta etapa pasará. Dejo que mis niños jueguen con tierra y escarben para buscar gusanos y caracoles. Si la ropa se ensucia, se lava. Quiero que mis niños tengan una infancia entretenida, llena de colores y magia. No me importa que armen un campamento en el comedor ni que saquen los cojines del sillón. Que sigan siendo niños ojalá, por mucho tiempo más.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest