Declaración universal de derechos de las madres

somos madres y estamos repeletas a más no poder de deberes que tenemos que cumplir muy bien. Diferentes roles tanto maternales, de pareja, sociales, laborales y domésticos. Corremos todo el día y no paramos ni de noche. Todos evalúan nuestro desempeño como un tribunal gigante pero, ¿qué hay de nuestros derechos?

Acá una lista de derechos básicos de una madre:

-Derecho a enfermarnos y sentirnos mal. Derecho a que nos cuiden en nuestra enfermedad, a quedadnos en cama y que nos lleven un té caliente para aliviar nuestro malestar. Las madres vivimos tan llenas de culpa que hasta nos da culpa enfermarnos. Como si eso dependiera de nosotras.

-Derecho a expresar lo que sentimos sin ser juzgadas. Si estamos tristes, enojadas, deprimidas o agotadas. Tenemos derecho a decir lo que nos pasa sin ser catalogada por eso de mala madre, de quejona, de mal agradecida con la vida.

-Derecho a tener un espacio para nosotras. Una tarde libre, un día libre. Derecho a descansar. A irnos de shopping con una amiga, a tomarnos un café en paz. A descansar. A dormir. Derecho a que alguien más cuide a los niños mientras nos tomamos un tiempo. Es inhumano estar los 365 días del año 24/7 a cargo de los niños sin descanso.

-Derecho a tener ayuda en nuestras labores domésticas y de madre. Años atrás las mujeres criaban en compañía, con las abuelas, tías, primas. Todo un conjunto de gente que hacía de la crianza una labor menos ingrata. Hoy en día la mujer cría totalmente sola. Y eso es muy duro. Tenemos derecho a pedir ayuda sin sentir culpa.

-Derecho a planificar nuestra vida reproductiva y decidir si queremos tener más hijos o no. Derecho a tener acceso a una cirugía para no reproducirnos mas sin importar la edad que tengamos. Nadie tiene derecho a decidir eso por nosotras. Así tengamos 23 o 41 años. Es nuestra decisión el operarnos para no tener más hijos.

-Derecho a criar a nuestros hijos como estimemos mejor. Con pecho, sin pecho, con lactancia extendida, lactancia mixta, leche de tarro, en fular, durmiendo con nuestros hijos, no durmiendo con ellos. Cada una decide lo que es mejor sobre la base del cariño y respeto hacia nuestros hijos. Nadie tiene derecho a meterse en nuestro dormitorio ni en nuestros pechos. Nadie.

-Derecho a tener el parto que cada mujer quiera y ser respetada en su decisión a menos que una situación médica indique lo contrario.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest