Cuando tener relaciones sexuales se vuelve doloroso

Tener relaciones sexuales dolorosas no es normal. Es señal de que algo pasa. Muchas mujeres en su post parto piensan que pasará, pero no pasa. Sigue siendo una tortura la intimidad con sus parejas. Lamentablemente es un tema tabú. Compran lubricantes vaginales y piensan que con eso el dolor va a ceder. Pero sigue. A diario recibo consultas en mi página de Facebook  (https://www.facebook.com/Kinesiologiapelvica/) preguntas en su mayoría de episiotomías o desgarros dolorosos ( Patología que se produce en la mayoría de los casos por que los puntos se adhieren al músculo y forman fibras de colágeno, provocando dolor en la penetración), junto con Vaginismos (Contracción involuntaria de los músculos de la vagina que hace que sea imposible la penetración).

9 de cada 10 pacientes que llegan a mi consulta o a mi página me comentan que no tenían idea que existía esta especialidad. Ellas me  cuentan que creían que el dolor en la penetración era “psicológico” y si bien en muchas ocasiones hay un factor psicológico – asociado sobre todo en los vaginismos- esto no significa que acudiendo a yoga o haciendo meditación se solucionará y lo  peor de todo es que no fue idea de ellas decir que es “psicológico”.  Por otro lado, cabe mencionar también que muchas mujeres después de haber dado a luz sienten dolor y ardor durante la penetración, esto se debe a los cambios hormonales que sufre el cuerpo de la mujer. La lactancia materna produce una inhibición del ciclo ovulatorio normal lo cual implica una disminución de los niveles de estrógeno, por ende, disminuye la lubricación. Todas estas molestias ceden con el tiempo y con ayuda de un lubricante vaginal por ejemplo, pero si ese no es el caso, existen otros factores que no permiten que la mujer goce de las relaciones sexuales con su pareja como lo hacía antes.

Cuando una episiotomía o puntos en el periné provocan dolor a la penetración esto puede deberse a diferentes motivos. Esa mujer adolorida durante sus relaciones sexuales está lidiando con el aprender a ser madre y esposa y está agobiada porque su relación sentimental se ve afectada (tanto que puede llegar a infidelidades y/o separaciones). Le han repetido que es “normal al principio” o que “use lubricante porque es culpa de la lactancia y/o anticonceptivos”. Les comento esto porque la semana pasada entrevisté a una mamá primeriza muy agobiada por esta situación y ella me comentó que visitó siete ginecólogos y todos coincidieron en que la cicatriz estaba bien, que tenía que relajarse, que usara lubricante, que era psicológico. Después de casi 8 meses  de nacido su hijo (hay mamás que llegan después de años) vio como obra de magia un artículo de mi página que hablaba sobre su problema, yo la atendí y la evalué gratuitamente como lo hago con todos mis pacientes, ella muy emocionada al escuchar  que su problema era “simplemente” una cicatriz adherida y que con tratamiento pasaría, su felicidad fue enorme.

El gran problema de todo esto es que sin una orden médica yo no puedo tratar a una persona, y si los médicos no derivan ¿cómo las ayudo? Para las que han sido mis pacientes y que han dejado sus experiencias plasmadas en mi página saben cuánto me apasiona mi trabajo y la impotencia que me genera no poder en ocasiones atenderlas producto de esto. A todas les pido que hablen al respecto con su ginecólogo. A lo largo de mi carrera me he dado cuenta que más allá de tratar una patología tratas el alma de cada paciente, ellas con el tiempo confían en ti, hablan de sus familias, hijos, miedos, alegrías etc. Para mí el ser cercana, amable, entender y sobre todas las cosas escuchar es la base de toda atención. Para todas aquellas mujeres que al leer esta columna se sienten identificadas le digo que existe solución para estas patologías, que si bien dependerá de cada paciente y que grado de vaginismo tenga, será el tratamiento a seguir, pero en términos generales se basa en técnicas de relajación a base de vibración, masaje , luego se descontractura la musculatura. Esto  puede ser con acupuntura o manual, también avanzado el tratamiento se pueden utilizar dilatadores vaginales, como dije anteriormente todo esto dependerá de cada paciente.

En Chile no somos muchas o muchos kinesiólogos con esta especialidad, por este motivo me he reunido con mis compañeras de diplomado para formar una red a lo largo del país, así cada vez que llega una paciente de regiones y de otro país puedo derivar. Para  aquellas que me quieran contactar les pido lo hagan a través de mi página y encantada las evaluó de manera gratuita.

 

Pía Berrios Álvarez

Kinesióloga Especialista en Piso Pélvico

Monjitas 527 of 604 +56 9 99789721

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest