Cuando la vida te arrebata a un hijo, la primera navidad sin Victoria

Karen Figueros Fuenzalida tiene 34 años y es la mamá de Victoria. Hoy, su hija no está. La mató un conductor ebrio y hoy es la primera Navidad de esta familia sin ella. Acá nos muestra su historia. 

¿Cómo te cambio la vida después del accidente?

Nadie está preparado para un evento así, realmente quedas en estado de shock un par de días, no comprendes tu realidad, para ser mamá te preparas 9 meses, para perder un hijo nadie te prepara, se te destruyen tus sueños de una forma brutal, mi cuerpo estaba afiebrado de tanta leche, realmente olvidas día y hora, incluso ahora después de 10 meses hay días y momentos que no recuerdo, ahora no me proyecto tanto como antes, aunque cuesta no hacerlo, tratar de disfrutar el momento, ya no me preocupo si la casa esta ultra limpia o si me atrasé media hora con el almuerzo, la vida posee cosas irelevantes para calentarse la cabeza por cosas tan pequeñas o por lo que dice la gente.

La vida es para vivirla disfrutarla, lo único que vamos a dejar son recuerdos y lo único que nos vamos a llevar son los afectos, nadie me va recordar por tener el piso más limpio, van a recordar los momentos que nos dimos, las anécdotas, los cumpleaños y las aventuras del diario vivir.

¿Cómo celebras hoy la navidad?

Es un tema complicado, es nuestra primera navidad sin un integrante de la familia, ambos poseemos nuestros padres vivos a pesar que los de mi pareja ya son mayores (82 y 83 años) por lo cual que falte la más pequeña es fuerte, más cuando los niños esperan con tanta ansia esta fecha, hicimos el árbol más sobrio que otros años, le puse adornos dorados pues según yo quizás le gustaba el amarillo pues siempre las cosas de ese color las miraba mucho, haremos una cena en familia, su presencia no estará pero parte de ella vive en nosotros, sólo queda unirnos más.

Mis padres compraron los regalos m, mi marido tiene de tradición de ver los de él a última hora, yo aún no compro nada, no sé si lo haré, mis ánimos no están para pasear por las tiendas viendo cómo la gente se pelea por el regalo de moda, quizás compre algo pero más significativo, un detalle.

¿De adónde sacas fuerzas?

Realmente no lo sé, creo que toda madre posee una fuerza que desconoce, creo que las mujeres somos más fuertes de lo que creemos por eso mismo somos nosotras quienes cargamos a nuestros hijos, por un hijo nos volvemos invencibles, mi mayor temor es que la olviden, una bebé de pocos meses no deja una gran huella en mucha gente, muchas personas me decían, mejor que hubiera muerto chiquita así no duele tanto. No importa la edad, un hijo es siempre un hijo, siempre va a doler, creo que ella y el resto de mis hijos son mi motor, el darle el ejemplo que siempre se puede luchar, si yo caigo, quién va a estar ahí para cuidarlos

Qué pasó el día del accidente?

Es difícil hablar de esto, viajamos con mi marido desde Paredones  a Santa Cruz (región de O’Higgins) una hora de distancia, era temprano, cerca de las 9 Am, mi hija no quiso mamar antes de salir, por lo cual ya tenía hambre y sueño por lo largo del viaje, como faltan pocos minutos para llegar la saqué de su silla ¿Qué puede pasar? En brazos de mamá está segura.

Gran error, un chofer de un minibús interurbano realiza una mala maniobra, mi marido grita, yo sólo observo que el bus se abalanza sobre nosotros, mi marido reacciona, pierde el control de nuestra camioneta, yo sólo atino a ponerme en posición fetal sujetando fuertemente a Victoria, siento el choque, el cuerpo moverse de una forma que desconocía que podía, agradezco estar atrás en el asiento de al medio ( viajaba atrás) pues no nos golpeamos contra los asientos, no sé cómo bajé. Victoria no grita, se ha golpeado contra mí, sólo suspira. La niña que viajaba con nosotros grita pues su hermana quedó atrapada en el asiento delantero.

Victoria no grita, no hace nada, está inconsciente, la gente de la casa donde fue el impacto sale a ayudarnos, yo me hinco con ella en brazos, caen gotas de sangre, soy yo que recibí los vidrios en la cara, ella no posee ninguna herida, parece que duerme.

¿Está viva? grito, me da un suspiro de respuesta, es plena carretera, faltan 4 minutos para llegar a Santa Cruz, los autos pasan lentamente para ver el espectáculo pero nadie para, nadie ayuda, llega Carabineros, tratan de ayudar, llaman a la ambulancia, tratan de socorrer a la niña que está atrapada, los autos siguen pasando por mi lado…nadie para.

Han pasado 20 minutos, mi hija no responde, por fin alguien se compadece y decide llevarme al hospital más próximo, pocas cuadras más allá motoristas de carabineros nos escoltan al hospital, mi hija está con paro, alcanzo a ver cómo le ponen el resucitador y veo su pequeño cuerpo saltar…resiste 5 paros…su cuerpo no tiene más fuerza, fallece una hora después, por un tec cerrado y edema cerebral.

El sujeto fue fácil ubicarlo pues es el único bus de esos colores que circula por esa ruta, se le hace el alcohotest y marca 0.68, se niega a la alcoholemia.

¿Cuántos años tendría victoria ahora?

Tendría un año 8 meses.

¿Cómo estás trabajando para crear conciencia para que esto no vuelva a pasar?

El contar mi historia es una forma de hacerlo, de que un accidente tenga rostro y sentimientos, pues pasamos a ser números estadísticos, se llevan años tratando de educar y a pesar que se ha mejorado y ha bajo el número de siniestros viales, aún falta mucho, siento que al relatar de forma honesta mis errores puede hacer que otras madres  puedan evitarlos, informarse bien y si en caso que ocurra algo similar a lo mío  no sufran las mismas consecuencias, en parte es horrible tener que nosotros tomar todos los resguardos en caso de un siniestro en vez de que los conductores tengan conciencia que manejar con alcohol es un delito que puede destruir familias.

¿Que es lo que rescatas de todo lo qué pasó? ¿Se puede rescatar algo?

Rescatar algo, sí,  en todo suceso se puede,  no es fácil, rescato que a pesar de todo mi dolor, que nadie está libre de nada, las tragedias llegan a nuestras vidas con bestialidad remeciendo todo, sin importar si eres pobre o rico, tampoco distinguen momento o situación, te calan hondo que todo lo vivido anteriormente es sólo un pasado incierto y sólo deseas ser mejor persona, esta tragedia me recordó la fragilidad de la vida, la vida es transitoria, lo único cierto es que tenemos una fecha de nacimiento y otra de muerte por lo cual te hace recordar el valor de estar juntos, de quererse bien como familia, que familia son la gente te quiere,  rescato que a pesar que la empatía se ha perdido pero aún existe y si no vez a nadie que la practique quizás deberías tú dar el ejemplo, no se necesitan grandes cosas, a veces sólo un grato saludo puede cambiar la diferencia, también a enfocarme en el hoy y disfrutarlo, siempre cuento que tengo guardada en el closet una parca para cuando fuera a kínder, cosa que no sucedió, pasamos tan metidos en nuestras absurdas preocupaciones que no prestamos el valor al hoy, pues creemos que mañana hay tiempo.

¿Cómo te levantas cada día?

Ella dormía conmigo, cada día despierto con un peluche que me regaló mi padre a los 5 años en el lugar donde dormía ella, hay días que estoy bien, hay días que estoy mal, cuando tengo pena, lloro y escribo, es una forma de catarsis, si no dejas que la herida supure se infecta, trato de buscar información para compartir lo cual es horrible pues en Chile escasea, todos los días me imagino cómo estaría ella.

A veces no quiero levantarme, sólo quiero llorar pero aquello no solucionará nada, veo mi tatuaje que me hice hace muchos años poco ante de separarme del padre de mi hijo mayor, este dice resistiré y si resisto esto, el dolor es grande, este año he conocido historias mucho más fuerte que la mía, por ejemplo el matrimonio La Cruz Pappaterra que este año perdieron a sus 2 hijas en manos de un chofer que no respetó un paso de cebra…¿Cómo continuas cuando te arrebataron todo? Yo al menos tengo al resto de mis hijos, a veces solo basta mirar un poco para darte cuenta que lo tuyo no es nada, hay gente que está peor y continuas luchando.

¿Cuéntame qué harán esta navidad?

El árbol esta hecho, deseaba ponerle pajaritos pero no encontré así que puse mariposas, en honor a ella que voló antes de lo que cualquier padre espera, vendrá mi familia a nuestra casa, en la noche haremos una cena como es nuestra costumbre, al otro día iremos a ver a mis suegros pues como buena gente de campo se acuesta temprano, no esperan como nosotros las 12, compramos algunos adornos para adornar la casita que fabricó mi papa y que está sobre su sepultura pues la gente le llevaba regalos y no deseábamos que se dañaran con el sol y la lluvia, mi marido le cortará flores. Desde  que falleció dedica sus horas libres plantar claveles y flores para su angelito, los chicos ya son adolescentes, nos acompañaán a estas cosas, este año no pidieron regalos, sólo que pasemos una linda noche

¿Hay justicia para Victoria?

Lo que yo quisiera, no va a ocurrir, no importa cuaánti llore, grite o luche, mi bebé no va a volver, su cuerpo se descompone y duele saber que es así, duele saber y ver al tipo que sigue bebiendo, que la muerte de Victoria no fue un motivo para buscar ayuda y querer ser mejor, sé que muchas veces la vio pues como somos vecinos imposible no vernos, de la justicia chilena realmente no sé qué esperar al menos espero tener algo más de la pena que tuvo el sujeto que mató a Emilia, si digo mató puede sonar fuerte y cruel pero un vehículo se puede convertir en un arma. Carolina, la madre de Emilia se tuvo que conformar sólo con una firma mensual durante 2 años, 24 firmas, un lápiz a pasta vale $200, eso costó la vida de una bebé, al menos en mi caso el tipo estuvo preso 2 meses y medio, salió pues pagó una caución de un millón de pesos.

Lo único que puedo hacer es esperar cómo se resuelve esto y tratar de educar, lo cual se ha convertido en una forma de aliviar el dolor, quizás una manera desesperada de encontrar una justificación a esta tragedia, de encontrar una razón a esta muerte pues no hay otra, no me gusta que me digan ese era su destino, nadie merece estar botada como basura a la orilla de la carretera, no le pido a la gente que me crea cuando aconsejo sobre el uso de la silla, ni trato de meterme en crianzas ajenas, sólo deseo dejar esa duda, que investiguen y elijan lo mejor, que no ocurra lo que sucedió a mí que compré algo no adecuado que no cumplía la misión de proteger y se rompió al impacto.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.