Crianza respetuosa

Por Constanza Díaz

Estoy enojada. Sí. Estoy enojada con el género femenino y con la agresión entre mujeres. Es complicado ser mujer, es complicado ser mamá.  Lo que menos necesitamos en este camino son críticas y juzgamientos. Pero, es lo que más hacemos entre nosotras, las mujeres. Con este era de las redes sociales, toda la gente lee, pregunta, opina. Informa y desinforma. Las mamás por naturaleza somos inseguras y siempre pensamos que la estamos embarrando, sobre todo si somos primerizas. Entonces nos tiramos de piquero a internet para buscar una mano amiga que nos guíe y nos contenga. Porque eso es lo que necesitamos, contención. Hay tantas madres como estilos de crianza en el mundo. No existe manual para ser la madre perfecta ni una ruta de navegación que nos diga punto por punto lo que podemos o no podemos hacer. En esto de ser madre debemos ocupar nuestro sentido común, como primera cosa y no dejarnos bombardear por nadie. Es decir, es sentido común saber que a los niños y a todos, la verdad, debemos tratar bien y con respeto. Es sentido común saber que a los niños no hay que gritarles ni golpearlos. Es sentido común saber que a los niños hay que hablarles en positivo, ayudarlos a construir confianza en sí mismos y prepararlos con fortaleza para este mundo. El amor por nuestros hijos es la base de toda crianza y de ahí vamos aprendiendo sobre la marcha y usando nuestro sentido común. ¿Dejar llorar a una guagua? Por supuesto que no. ¿Pegarle a un niño, descalificarlo constantemente, dejarlo en ridículo en público? Bajo ningún punto de vista. Jamás.

Lo que hoy me molesta y me enoja es la poca empatía entre las madres. La creencia de superioridad de algunas sobre otras y sobre todo, el mal uso y manoseo de la palabra RESPETUOSA. Todo hoy es respetuoso. Como si existiera una pauta de crianza y si no la sigues, eres una mala madre. Lo estás haciendo mal.

Yo hoy les digo: NO. No hay pautas. Leí hace poco una publicación de una mamá que pedía tips para destetar a su guagua de siete meses. Yo no sé la razón de querer dejar de darle pecho a su hijo pero no es mi tema, no son mis pechugas y no es mi hijo. En menos de un minuto llegaron las “mamitas respetuosas” para lincharla y crucificarla por querer dejar de dar pecho.

-El destete a esa edad no es irrespetuoso- le dijeron.

Quedé estupefacta. Quedé en una pieza. ¿Cómo alguien detrás de una pantalla puede lanzar tamaña frase a una mujer que ni siquiera conoce? Para empezar, esa frase me parece lo menos respetuosa que hay. Primero que todo, debemos empezar a respetarnos nosotras mismas como madres y como mujeres para luego opinar, contener y aconsejar a esa mujer y no juzgarla. Hay muchas mujeres que no han podido dar pecho, otras que dejaron de dar, otras que no tuvieron suficiente leche y eso ocurre, aunque algunas digan que no. Esas mujeres no son malas madres, al contrario. Y tampoco crían irrespetuosamente a sus hijos. Los crían con infinito cariño.

Irrespetuoso es el maltrato, es la poca empatía, es opinar y dictaminar en vidas ajenas. Irrespetuoso es decirle a una madre que no es respetuosa con su hijo de siete meses. Irrespetuoso es dictar cátedra como si existiera una sola verdad. Y no existe una sola verdad. Existen diferentes caminos y métodos para un mismo objetivo: tener hijos sanos y felices. Estoy hasta más arriba de la coronilla con el término “respetuoso”. Todas, espero no equivocarme, hacemos de la crianza algo respetuoso. A nuestro modo. Ser madre no es fácil como para más encima tirarnos más culpa encima de la que ya tenemos. Basta ya.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest