Cosas que pueden pasar después de una cesárea

1. Una vez que el efecto de la anestesia pasa, recuperas la sensibilidad en la zona de la cirugía. Porque sí, la cesárea es una cirugía y duele mucho, al menos a mí me dolió muchísimo, cuando se pasó la anestesia. Debes pedir que te administran medicamentos para el dolor. Todo lo que sea necesario.
Sí tienes suerte, no sentirás tanto dolor como sentí yo.
2. Te dicen que debes pararte de la cama y caminar lo antes posible para una óptima recuperación. Pero resulta que moverte resulta demasiado doloroso. A duras penas te levantas y caminas hacia el baño, con la espalda encorvada, dando apenas pequeños pasitos.
Y piensas que jamás te recuperarás.
3. Te preguntas si no te habrá quedado otro bebé adentro. Porque la panza que te queda es como si aún tuvieras nueve meses de embarazo.
¡No te baja!
Consejo: usa una faja por todo el tiempo que sea conveniente, de esta manera ayudarás para que todo vuelva a su lugar. Si es que vuelve…
4. Te dicen que no hables porque te vas a llenar de aire. Créeme: No te lo dicen en vano.
Tu guata está llena de gases y suenan como si te hubieras comido tres platos de porotos seguidos.
Intenta no hablar.
Pareces un tambor.
5. Llegó el momento de ir al baño y evacuar. Entras en pánico. Porque tus intestinos parecen que se hubieran declarado en huelga. No hay movimiento alguno y sentarte en la taza del WC para que caiga algo, resulta una tarea titánica.
Lo mejor es usar algún método laxante para facilitar la primera evacuación como por ejemplo un enema Fleet.
6. Vas a llegar a casa con tu hijo en brazos y aún sentirás el dolor de la cirugía. El cual paulatinamente irá disminuyendo pero los primeros días no será fácil.
7. La cicatriz de la cesárea permanecerá contigo para siempre. Como recuerdo del nacimiento del más precisado de tus tesoros: tu bebé.

8,Después de tener a tu bebé a través de una cesárea, miras tus pies y parecen una empanada. Están extremadamente hinchadas. Incluso más aún que cuando estabas embarazada.
¡No parece real!
9, Ojalá, después de tu cesárea, no te agarres un resfriado como me pasó a mí. Porque simplemente, cada vez que estornudas y toses, el dolor en la zona del tajo es monumental.
10. Lo mismo pasa con reír: les recomiendo no reír después de una cesárea porque al igual que lw punto anterior, el dolor que vas a experimentar es grande.
¡Qué nadie te cuente chistes!
11. Existe algo que se llama entuertos. Esta es la contracción del útero cada vez que tu bebé succiona el pezón. Y duele demasiado.
Esto pasa con más frecuencia después de la segunda cesárea.
12.Por mucho tiempo vas a sentir que la panza no se te va. Y probablemente nunca se te desaparezca del todo. Algunos desatinados te preguntarán para cuándo es el bebé. Y es que con la cesárea cuesta muchísimo que se te vaya la guata.
Por eso recomiendo usar una faja.
13.Después que pase la cuarentena dictada por el doctor, plazo en el cual no puedes tener relaciones, y cuando tengas permiso de retomar tu vida sexual, vas a sentir temor. Y durante un tiempo, al menos a mí me pasó, vas a sentir dolor.
La buena noticia es que después se pasa.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest