Cosas que juré que nunca haría con mis hijos cuando fuera mamá y que nunca cumplí

Antes de ser madres, nuestra mente imaginaria se pinta un mundo tan diferente al que será en la realidad. Tan ideal, tan perfecto. No tenemos la más mínima idea de lo que es ser mamá, soñamos, creemos, imaginamos. Y cuando nos pegamos el aterrizaje forzoso de ser madres reales, nos damos cuenta que estábamos muy lejanas a la realidad.

1.Mis niños nunca van a mirar la televisión. Sobre todo y especialmente, antes de los dos años. Esta frase era mi frase típica. Me espantaba cada vez que veía a un bebé mirando la tele. ¡Qué horrorosa mamá! Hasta que nació mi hijo mayor y en mi desesperación, en mi locura de madre primeriza y colapsada. Muerta de sueño y convertida en un zombie, descubrí Baby TV y hoy admito que mi hijo siendo un bebé veía la tele y yo encontré ahí una instancia de descanso y de entretenimiento para mi pequeño.

2.Mis niños no van a comer azúcar. Cuando veía a niños, antes de ser mamá, comiendo dulces como descontrolados, me daba ataque. En serio. No podía creer cómo esa madre era capaz de permitir que sus hijos se envenerarn con tanta azúcar. Porque para mí el azúcar era un veneno y todavía pienso que no es nada buena. Pero aún así, en la realidad y cuando fui mamá mis niños si comieron dulces. Si comieron chocolates. Si comieron galletas y se embetunaron la cara con un algodón de azúcar lleno de colorantes. Especialmente en los cumpleaños infantiles.

3. Mis hijos nunca van a tomar gaseosas. Cuando veía a un niño tomando Coca Cola podía colapsar ahí mismo. Me daba un pre infarto. Lo encontraba horroroso. Cómo esa pésima madre permitía que sus hijos tomaran bebidas de fantasia. Mis hijos sólo van a tomar agua, pensaba yo en mi mente imaginaria de madre perfecta con hijos perfectos. Pues llegaron mis nenes a este mundo y si bien en un comienzo tomaron sólo agua, cuando comenzaron a frecuentar cumpleaños infantiles fin de semana por medio, no hacían más que corer directo a la Fanta para tomarla felices de la vida y quedar con bigote anaranjado. Me cuesta aceptarlo, no me gusta que tomen pero no puedo evitarlo en esas circunstancias al menos. En casa no compro gaseosas pero es inevitable que los peques tomen bebidas de fantasía sobre todo con el nivel de vida social que tienen. Que, por supuesto, es mucho mayor que el mío.

4. A mis hijos nunca les voy a pasar un celular para entretenerse. Cuando veía a aquellas “malas madres” en un restaurante, entreteniendo al niño con un celular proyectando dibujos animados lo encontraba simplemente pésimo. ¿Cómo esa mala mujer salía con sus hijos para callarlos con un aparato móvil? Fui mamá y descubrí que el teléfono celular es mi mejor amigo en términos de entretención y de emergencias. Cuando vamos en el auto y se aburren, cuando estamos esperando en la consulta del doctor, cuando salimos a comer y aún no nos han traido la comida. Infinitas gracias a este aparatito que nos permite a nosotras, las madres, poder tragar cinco minutos en paz nuestra comida antes que comience la función nuevamente.

5. Mis niños no van a portarse así, nunca harán esos berrinches. Nunca gritarán.

Qué ingenua fui. Que profundamente ingenua. Yo criticaba y decía: ¿Cómo esos monstruos son capaces de portarse así? ¿Cómo su madre no les pone ningún límite? Horror. Y nacieron mis hijos y crecieron y comenzaron las pataletas y los berrinces. Mis niños fueron iguales a los que yo juzgaba y yo fui igual a esa pobre madres que yo consideraba que no criaba bien. Otra cosa es con guitarra porque la crianza es mucho más complicada que lo que imaginamos y vamos improvisando y aprendiendo sobre la marcha. Nunca hay que escupir al cielo.

Constanza Díaz

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest