Conversando con Neva Milicic, crianza y disciplina positiva

Neva Milicic es una eminencia en psicología infantil. Autora inagotable de libros para padres y para niños, mamá de cuatro y abuela de diez. Conversar con ella da calma. Da esperanzas. Da seguridad en este arduo camino que es la maternidad. Porque ser mamá no es fácil. Y nunca lo ha sido. Ser mamá es complejo, es una lucha diaria con una misma. Con nuestros miedos, nuestras angustias. Nuestras ganas de estar y desaparecer.

”Es válido tener ganas de grita, pero jamás tenemos que criar bajo golpes ni gritos. Jamás tenemos que maltratar a nuestros niños. Bajo ningún motivo y de ninguna manera, no tenemos que golpearlos ni faltarles el respeto.  Pegarle a un niño no es más que enseñarle con el ejemplo que los conflictos se solucionan a golpe y que no hay más camino que la violencia en un mundo que ya está demasiado violento”.

La autora de libros tales como “Tú no me mandas”, “Educando a los hijos con inteligencia emocional”, “Hijos con autoestima positiva”, señaló que somos los adultos los que tenemos que auto regularnos ante comportamientos propios de los niños tales como las pataletas debido a un cerebro aún en evolución. “Debemos controlarnos. Muchas veces le quise gritar a mis hijos pero no lo hice. Es fundamental que los criemos de manera positiva y no compararlos con el resto de la familia. Por ejemplo, si se saca mala nota, jamás decirle frases tales como: “Vas a terminar en la carcel igual que tú tío Pedro”. Ahí sólo programamos al niño para que fracase en la vida. Como familia debemos respetarlos y nunca discutir cosas que no han sucedido aún. Si mi hija de 15 años me dice que a los 18 se quiere ir a vivir sola, yo como mamá no me voy a poner a discutirle eso si faltan tres años. No tiene sentido. En momento de crisis, que las vamos a tener, es mejor retirarse y no decir las cosas cuando estamos alterados. Salir un rato, respirar profundo y volver a conversar lo sucedido. Lo peor es decir las cosas cuando se está enojado”.

Milicic recalcó la importancia de escuchar a nuestros niños, mirarlos, escucharlos. Regalarles experiencias de vida más que juguetes que van a terminar botados. Mirarlos a los ojos desde cuando les damos pecho. Atender a sus necesidades de manera cariñosa para crear vínculos sanos y se sientan niños queridos y que fueron deseados. Sentar bases sólidas en su autoestima para que enfrenten bien su adolescencia que es una época de cambios y transformaciones inevitables. “Pero si sembramos bien, tendremos sólo un temblor y no un terremoto en casa. La empatía con ellos es fundamental para su crecimiento y seguridad. Hablarles en positivo. Explicarles por qué tienen que abrigarse, por ejemplo. Para que no te enfermes, para que puedas ir al cumpleaños de Juanito. No sólo dar órdenes. Ellos necesitan ser escuchados, comprendidos y avalados como personas. Darles tareas en casa también es importante desde que son pequeños. Trabajar en conjunto con el colegio y no desautorizar a la profesora frente al niño y viceversa para frenar la tremenda crisis de autoridad que hay hoy en día”.

Por último, la psicóloga recalcó la importancia de potenciar en positivo sus habilidades y talentos. Explicó, con ejemplos de colegios en Canadá e Islandia, adonde se trabaja cada habilidad del niño de manera individual porque todos son diferentes. Unos son buenos para la música y otros para las matemáticas. No hay que encasilllar a todos los niños en el mismo lugar. Si él quiere ser astronauta pues le decimos que será el mejor astronauta del mundo, aunque en el camino cambie de opinión, como sucede.

“Dejemos nuestros celulares de lado y regalemos buenos momentos a nuestros niños, recuerdos que atesoren para el resto de su vida. Acostemos a nuestros hijos leyéndoles un cuento, contándoles una historia en vez de viendo series de Netflix o la televisión”.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.