Confesión: “Volví a trabajar luego de ser mamá y fue como renacer”

Tengo 32 años. Soy mamá de tres niños. El mayor tiene siete, luego viene la niña de 5 y el bebé de dos. Adoro a mis hijos más que a nadie en el mundo y por eso es que me puse a trabajar. Sí, así como lo escuchan. La casa me estaba volviendo loca. Estaba permanentemente mal genio, desganada, estaba engordando como nunca porque la ansiedad me mataba. Todo lo canalizaba a través de la comida. Vivía encerrada en cuatro paredes y no tenía con quien hablar. Estaba enfermándome. Vivía gritando, estresada. Lo estaba pasando mal y mis hijos también. Porque ellos se dan cuenta de todo. Mi marido trabaja en el norte y poco lo veo. No tengo muchas amigas, no sé adónde se metieron. Al parecer fueron abducidas porque no las vi más.

Un día exploté. Y no paré de llorar por horas. Había sido un día de esos que quieres enterrar. Los niños peleando, las labores de la casa que no acaban. El bebé estaba resfriado. Colapsé y me di cuenta que necesitaba salir de ahí. O todos terminaríamos muy mal. Llamé a mi marido y me apoyó. Él es un gran hombre. No tengo quejas. Le pedimos a mi suegra que cuida al más pequeño hasta que le encontremos jardín y me puse a buscar trabajo con técnico en enfermería que es lo que estudié. Me contrataron para cuidar a un abuelito que está enfermo y no puede moverse. Los turnos son de doce horas y pagan bien. Trabajo con más gente porque el abuelito está ennegrecido una residencia de adulto mayor de esas bien elegantes y caras. Tengo amigas nuevas, me relaciono con otras personas. Salgo a la calle, veo el mundo, la gente. Hasta disfruto andar en metro. Llego a casa cansada pero llego renovada. Con ganas de abrazar a musculosa niños y darles mucho cariño, cariño del bueno. Ya no grito. Los disfruto al cien por ciento. Me cambió la vida. Estoy feliz. Me encanta mi trabajo. Es lindo. Hoy más que nunca estoy segura de lo que esto un hsckendo. Hace bien salir de las cuatro paredes. Cuando estás sofocada piénsalo y date un espacio. De verdad que te cambia la perspectiva y eres una mejor mamá al final del día.

Camila González

Mamá de tres

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.