Confesión: “Soy azafata y mamá. Sueño con llamar a casa y decir que el avión no salió por problemas mecánicos y encerrarme a un hotel a dormir”

Soy  tripulante de cabina ( azafata) y madre de dos bellos niños que, demás está decirlo, adoro con el alma.
Por  cosas de la vida quedé embarazada cuando mi hijo mayor tenía 4 meses y la pasé realmente mal. Fue una etapa muy complicada y de mucho agotamiento físico y mental. Era y es como criar mellizos. Ahora que son un poco más grandes: 1 año 9 y mi otra hija de 9 meses,  estoy aprendiendo a adaptarme a mi rutina.  Vuelo mucho. Llego a casa muy cansada y me pongo a trabajar.  Hago la pega de mamá y todo lo que eso significa que sabemos no es poca cosa. Me duermo a las 00:00 y a las 3 de la mañana de vuelta a volar. Resulta  que cada vez que llego a un aeropuerto se me pasa por la mente la idea de quedarme unos días ahí para DORMIR. Sí, dormir por horas y horas sin tener que levantarme a dar papa, cam kat pañales, hacer comida o secar lágrimas. ¡Estoy agotada! Me encantaría encerrarme en un hotel y tener una cura de sueño. Es difícil complementar el rol de mamá y de trabajar fuera de casa. Van a pensar que esto loca, pero a veces me gustaría decir que el avión tiene problemas mecánicos  y que debemos esperar. Lo más probable es que no podamos despegar y esa noche no llegue a casa.  Sueño con decir un día eso. Y escaparme para descansar. Mi cuerpo y mi mente lo necesitan.
He pensado llegar de un vuelo e irme a un hotel a dormir y comer tranquila. Aunque sean tres horas. Lo conversé con mi pareja y me dijo que sería una pésima madre si dejo a mis hijos solos por quedarme en otro lado. Salgo  a la 3 casi todos los días llego en la tarde hago pega de mamá y no paro más.
Cada vez que llego de un vuelo corro al móvil para llegar a mi casa y ser madre , pero hoy justo hoy tuvimos un cóctel y dije ¿por qué no? Están bien cuidados con la abuela , así que llegué me senté , comí sentada y tranquila después de mucho tiempo sin que me tiraran la comida o me quitaran ese delicioso pastel de chocolate que comía y me sentí libre , estuve 2 horas ahi  pero eso me sirvió para resetearme y volver a empezar. Me sentí mala madre por un momento , pero saben,  no me importa y algún día me quedaré 2 días en algún lado fingiendo que mi avión se echó a perder, solo para que los vea el papá  y así yo poder comer y dormir tranquila.
Una azafata y mamá agotada

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.