Confesión: “Mi marido me maltrata y no puedo salir de ahí”

Tengo 23 años y me siento muerta en vida. Estoy metida en un círculo de violencia física y psicológica y no veo escapatoria.

Me miro al espejo y me siento vieja y acabada. Tengo dos hijos. El mayor tiene 6 años y la menor tiene un  año y medio. Sigo por ellos aunque a veces quisiera renunciar.

No tengo tribu de crianza. Mi familia está lejos, vivo en una ciudad que no es la mía. No tengo amigas. Estoy SOLA.

Mi marido  comenzó a tomar y con eso también llegaron los golpes y las peleas. Llegaba de madrugada y me obligaba a tener sexo. Yo dormía con los niños y le pedía por favor que no los despertara. Entonces me agarraba del brazo y me llevaba al cuarto de al lado. Yo lloraba y le decía no, no. Pero él no me escuchaba. Luego se dormía y yo quedaba llorando. En una de esas noches fue que quedé embarazada de mi hija. Nunca fue opción abortar pero sí me costó mucho asumir ese embarazo.

Me sentía violada.

Los insultos iban en aumento. Me empujaba, me tiraba el pelo. Los niños se daban cuenta. Nació mi hija y a la semana me obligó a tener relaciones  con él. Fue horrible. Tengo vagos recuerdos de esa noche. La bebé lloraba. Yo sangraba.

Quise irme. Junté mis cosas y me senté en el borde de la cama. No tenía dinero ni adónde ir. Mi familia no me puede aceptar en su casa porque ya vive mucha gente ahí. No cabemos.

Mi marido me dice que no tengo dónde ir. “Estás cagada”, me dice. Y tiene razón.

No me pasa dinero, no tengo estudios. No sé qué hacer. Muchas de ustedes pueden pensar, ¿por qué no se va? ¿Por qué no busca trabajo?

Nadie me quiere contratar. He ido a entrevistas y no he quedado. No tengo quién cuide a mis niños. Si le pago a alguien me gastaría todo mi sueldo en la niñera.  Estoy metida en un hoyo y sólo quiero desaparecer.

 

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.