Confesión: “La crisis de los dos años me está volviendo loca”.

No diré mi nombre porque me van a decir que soy la peor mamá de todas pero hoy quiero confesar que ya no soporto a mi hijo de dos años.

Me explico, lo amo, lo adoro, pero está insoportable. Es como si me hubieran cambiado a mi bebé. Me tira el pelo, me pega, lanza todos los objetos que tiene a su alcance. Muerde. Me tiene mal. Es muy difícil de manejar. Quiere todo a su pinta. Y si no lo haces, viene el show. Toda mi familia me critica. Me dice que no lo educo. Ya no quieren estar conmigo. Me dicen que mi hijo los estresa porque yo no lo educo. ¿Qué quieren que haga? Yo hago todo lo posible, pero no me hace caso. Le hablo, me pongo a su altura, lo abrazo. Pero nada de resultado. Ya no me atrevo ni a salir a la calle con él. Todo el mundo me mira, me apunta con el dedo. Llegué a un punto en que me da terror salir con él. Hasta a la casa de mi mamá me da lata ir con él. Empieza su pataleta y todos ponen cara de desagrada, como si lo estuvieran pasando mal por sus llantos y gritos. En parte los entiendo porque ni yo, que soy su mamá, los aguanto. Cómo lo van a aguantar ellos.

Me dicen que es porque es hijo único. Me dicen que tenga otra guagua para que se le pase. ¿Otra? Me muero. No puedo con un hijo y voy a tener dos. De tan solo imaginármelo me da una angustia inexplicable.

Espero realmente que pase esta crisis y sea sólo eso, una crisis. Porque de verdad estoy volviéndome loca.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.