Confesión: “Acabo de ser mamá y perdí la conexión con mi hijo mayor. Me siento muy mal”

Tengo 31 años, soy abogada y tengo una vida aparentemente perfecta. Mi marido es un buen hombre, trabajador, no nos falta nada. Tenemos un hijo de siete años y acabo de tener a una niñita que hoy cumplió cuatro meses. Parecemos la familia ideal pero nadie se imagina el calvario que llevo por dentro. Desde que llegué de la clínica con mi bebé es que la relación con mi hijo cambió. No me gusta que se le acerque, no me gusta que le dé besos. Me da miedo que le haga daño. Me muero de la vergüenza decirlo y me siento la peor de las madres y creo que lo soy pero siento rechazo a mi hijo desde que fui mamá por segunda vez. Lo amo. Lo cuido. Le hago todas sus cosas, lo ayudo en sus tareas, lo visto para ir al colegio, le doy su comida. No he dejado de cumplir como mamá. Que eso no se mal entienda. Me preocupo de él. Siempre pendiente de que nada le falte. Pero siento que algo se quebró. Siempre tuvimos una relación cercana, cariñosa. Íbamos a todas partes juntos. Él era mi todo. Pero hoy no sé cómo volver a retomar lo que tuvimos. No sé cómo dejar de sentir este rechazo que me está matando de la culpa. Incluso, siento que quiero más a mi hija. Estoy mal. Estoy pésimo por lo que me pasa. Mi hijo es bueno, es tierno, y yo soy una mala madre. Quiero dejar de sentir esto. Quiero que todo vuelva a ser como antes. Pero no puedo. Cada vez que regresa del colegio se me paran los pelos. Me pongo nerviosa. Quisiera que no hubiese llegado aún. No sé qué hacer y no tengo a quién contárselo porque siento que si lo hago, me van a crucificar. Necesito ayuda.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.