Comprobado: los maridos estresan más que los hijos

Muchas dirán que no es ninguna novedad. Porque muchas se sienten totalmente identificadas y estresadas por sus maridos porque en vez de ser un aporte en sus vidas son un hijo más. Un problema más de que preocuparse. El hombre gomero, aquel que está sólo de adorno, que deja su ropa sucia tirada, que se lanza en el sillón a ver televisión  y jugar con su teléfono celular. Aquel individuo que exige sus camisas planchadas y la comida caliente  servida en la mesa pero que no mueve ni un dedo. Ese hombre, según una reciente investigación, estresa mucho más a la mujer que los propios niños, que dicho sea de paso, también estresan bastante a la madre.

La encuesta fue realizada por el sitio estadounidense Today.com y reveló que el hombre estresa diez veces más a la mujer que sus niños. 7.000 mujeres fueron consultadas y el mayor reclamo fue que el hombre no “ayuda” en las labores domésticas con lo cual se convierte en un problema más que en una solución. Esto refleja la actitud machista de la sociedad en que vivimos la cual le atribuye todas las labores a la mujer, tanto de la casa como de la crianza. Ya es hora de que vayamos cambiando este proceder pues es responsabilidad de ambos las tareas del hogar y de los niños. La buena noticia para las mujeres es que al marido lo pueden desechar porque si es sólo fuente de estrés y ningun aporte positivo, mejor estar sola y tranquila que con un individuo gomero. De los hijos en cambio, no nos podemos deshacer ni tampoco queremos aunque a veces lo único que deseamos es huir, porque  a ellos, siempre, por mucho que nos estresen, al final del día los amamos más que a nosotras mismas.

Perfectamente imperfectas

Chile

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest