¿Cómo equilibrar los roles de madre y mujer trabajadora?

Conforme los tiempos cambian,  así también los roles femeninos se van adaptando. Si en los años 50 o 60 se suponía que las mujeres se sentían realizadas por el solo hecho de dedicarse de manera exclusiva al cuidado de su familia y las tareas domésticas, hoy la realidad muestra que una mujer feliz es aquella que logra el equilibrio entre su rol de madre y su vida laboral, algo que, sin embargo, en la actualidad no siempre es fácil de conseguir.

Según un estudio de la American Sociological Association, las mujeres que tienen un trabajo full time luego del nacimiento de su primer hijo son más saludables mental y físicamente que aquellas que no se incorporan al mercado laboral, realizan tareas part-time o se quedan sin empleo continuamente.

Para llegar a estas conclusiones, las sociólogas Sarah Damaske, de la Universidad Estatal de Pensilvania y Adrianne Frech, de la Universidad de Akron, examinaron longitudinalmente datos de 2.540 mujeres que tuvieron hijos entre 1978 y 1995 y encontraron que a la edad de 40 años las que trabajan tienen una menor tendencia a la depresión y más energía que las que se quedan sólo criando en casa.

Así y todo no siempre es fácil compatibilizar las demandas laborales con las del hogar. De hecho, en nuestro país, los trabajos que tienen sueldos bajos y que también son demandantes y exigentes exponen a las mujeres al riesgo de sufrir depresión. Tampoco ayuda tratar de cumplir con el mito de la supermujer y querer ser la mejor en todo.

Nos viven vendiendo el cuento de que podemos hacer de todo y eso se exacerba desde que eres madre, porque para las mamás “nada es imposible”. Así las cosas, es fundamental que los trabajos se adapten a los requisitos de las madres-trabajadoras,  sobre todo si se tiene en cuenta que el número de hogares que están a cargo de una mujer va en un aumento sostenido.

En mi caso personal soy madre de un niño menor de dos años, soy soltera y periodista. Mi  profesión se destaca dentro de una de las con más carga laboral. Aun así, me las he arreglado para cumplir con mi rol de mamá,  eso sí  y lo destaco con harta ayuda de mi propia madre y de la señora que ayuda en las tareas del hogar.  Para mí  trabajar, además de darme independencia económica, me hace sentir útil y valorada profesionalmente. Además, haciendo bien mi trabajo me constituyo en un aporte a la sociedad. Si trabajo con gusto y dedicación, impacto positivamente en el ámbito donde me desarrollo.

Mi hijo es lo más importante en mi vida, sin embargo para  poder estar bien, necesito sentirme bien mentalmente y trabajar es una de las cosas que me da ese estado de bienestar. Creo que siempre que uno tenga la posibilidad y los recursos para lograr ese equilibrio entre lo personal y lo laboral, ser mamá y trabajar es posible.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest