¿Comer sin procesados? Sí se puede

Por Carla Cárcamo

@sinprocesados

Y entonces, ¿qué se supone que como, si no consumo ningún alimento procesado? Lo que comerían nuestros antepasados: abundancia de vegetales en su mayor medida fresco y crudos al igual que frutas, legumbres, frutos secos y semillas, eliminando las frituras, carnes, lácteos, ultra refinados y procesados como harinas blancas, azucar, embutidos, aceites hidrogenados, y químicos en general, esos que en la lista de ingredientes no puedes pronunciar y menos sabes qué son. Por ejemplo, un desayuno base en mi caso, comienza con un jugo vivo en proporción 80/20 (verduras/frutas), como el de hoy que fue verde y tuvo:

3 puñados grandes de espinaca

  • tallos de brócoli
  • 1 pepino de ensalada
  • 1 limón completo con cáscara
  • 2 centímetros de jengibre
  • 1 trozo de piña bien madura

Si bien puedes utilizar una potente juguera, yo opté por invertir en una prensadora en frío, así evito el trabajo del filtrado, y asegurándome que no se pierda ninguna propiedad de las verduras y frutas por el calor de las cuchillas y sin necesidad de añadir agua… “¿Sabe a pasto?” CLARO QUE NO! La fruta que utilizamos, siempre debe estar madura en su máximo punto brindando todo el dulzor necesario, y equilibrando con la acidez del limón y el leve picor del jengibre, un hit!

“Con eso me muero de hambre”, la verdad es que no, solo estas preparando a tu cuerpo para la segunda parte, como podría ser un batido de semillas, que comienzas a “preparar” la noche anterior dejando en un vaso de agua activando (dejando en remojo) 2 cucharaditas de linaza, 3 cucharaditas de chía, y 2 de sésamo blanco y 1 higo. Al día siguiente agregas estos con su agua más 1 fruta a elección ojalá bien madura y de temporada a la juguera más ½ vaso más de agua (ojalá siempre utilicemos filtrada) procesamos hasta desintegrar semillas y frutas. Listo para servir.

Un almuerzo variado en vegetales verdes frescos: espinaca, pepino, el tan en boga kale, berros, acelga, hojas de perejil y cilantro, arbolitos de brocoli,podemos agregar palta, zanahoria, betarraga, rabanitos, choclo, arvejas, morrones, champiñones, zapallitos italianos, tomate, semillas de maravilla o unas nueces, algo que quinoa o arroz integral, y acompañado siempre de alguna legumbre, como podría ser unos falafel de garbanzos horneados. Y aderezar con un buen aceite de oliva, ajo, todas las hierbas y especias que desees, pimienta, ají merkén si deseas un toque ahumado, usando en menor cantidad gracias a todo el sabor de los condimentos, sal de mar.

La cena es más menos similar al almuerzo, las colaciones son frutas acompañadas por algunos pocos frutos secos como almendras, nueces, avellanas o alguna barra de energética que he preparado con anterioridad para la semana. Y si muero por un helado, la verdad es que hay muchas opciones! Con tu procesadora más fruta madura congelada puedes hacer mucho, incluso de chocolate, y evidentemente sin azúcar ni lácteos, y si te encantan los brownies, puedes realizarlos libres de gluten, azúcar  y muy proteicos gracias a las legumbres, pasas, dátiles etcétera! Al igual que un cheesecake de coco limón, para alguna ocasión especial. La cocina basada en plantas abre un mundo nuevo  y lleno de sabor, de gran densitud nutricional.

a primera semana con mi nueva forma de alimentación, mi digestión cambió, y si bien yo creía que la que tenía buena y normal, descubrí que no. La segunda semana comencé a notar algo nuevo, que no recordaba que existía, tenía energía, me sentía más liviana, alegre, y hasta optimista. Para la tercera semana, ya había olvidado la fatiga, entumecimiento, calambres, dolor, e incluso el insomnio gracias una mezcla infalible de hierbas. El bienestar alcanzado en un mes, era para no creerlo. En 2 meses, la pregunta y curiosidad de las mujeres cercanas a mi, no era mi bienestar, era el peso. Al explicarles que no era una “dieta” sino que una nueva forma de vivir, de cambios profundos de hábitos, de comprensión de la salud y más, la verdad es que ninguna se animó, y prefirieron sus fármacos. Excepto las personas con enfermedades crónicas… y claro, si tu motivación la mide un número en la pesa, no lo lograrás; ahora, si tu motivación es profunda, no hay duda.

Y si bien nunca fui amante del deporte, y creo que nunca lo seré, el dejar de sentir dolor físico y recuperar la movilidad, evidentemente me volcaron a la actividad física, recorrer cerros, senderos y lagunas con Sombra, mientras aprovecho de recolectar algunas hierbas silvestres como el poleo que utilizo muchas veces para saborizar Kombucha, sentir el aroma de los eucaliptos, presenciar más atardeceres de forma consciente y agradecerlos, realizar a diario no exigentes rutinas de yoga, sino que solo algunos estiramientos y respiraciones.

Llevar una vida @Sinprocesados es un desafío al modelo económico y social, es recobrar la humanidad, es la forma de anarquía más profunda y real, donde además de afectar a tu salud de forma positiva, lo haces con tu entorno cercano, con la economía local, dando además un golpe a farmacias y supermercados, acercándote a los productores locales, a las ferias, tomando el poder nuevamente como ciudadano y ayudando a realizar cambios profundos desde dentro y con sentido.

Carla Cárcamo B.

Creadora de @SinProcesados

Por una alimentación consciente y no elitista.

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.