Carta de una madre agotada a Santa Claus

Estimado Santa,

como tú lo ves todo, ya sabrás que este año he estado más cansada que nunca. Me falló el método anticonceptivo o se me olvidó tomar una pastilla, no lo recuerdo bien porque la memoria hace rato que no me funciona como debería, el tema es que llegó mi tercer bebé hace unos meses y me terminé de convertir en un zombie. Las ojeras me cuelgan indignas como bolsas, me cuelga la panza y no tengo energía ni para hacerme un café. El árbol de Navidad lo hice en noviembre porqure mis dos niños mayores me lo pidieron. Lor ornametos han pasado por el suelo rodando como bolas de juguete de mis pequeños, ya tú sabes, es difícil mantenerlos en el pino.

Dicho todo esto y a modo de introdución, te doy mi lista de regalos para esta Navidad:

Quiero dormir 8 horas seguidas sin que nadie me despierte. Sin que nadie me pida teta. Sin que nadie me pida leche o llegue a mi cama a las tres de la mañana.

Quiero un fin de semana para mí sola, para ver televisión, una buena película. Hace años que no puedo ver una película. Darme un baño de tina, leer un libro y dedicarme a mí. Porque también soy persona, ¿sabes? Punto que todos han olvidado. Incluso yo.

Quiero un viaje con mis amigas a la playa. Sin niños. Sin marido. Sólo las amigas que me quedan y reírnos de la vida sin parar. Dormir, caminar por la arena y descansar.

Quiero una tarde de Spa y de mall sólo para mí. Porque me olvidé de lo que es salir a comprar cosas para mí. Siempre compro cosas para mis hijos y para la casa y jamás algo para mí. Me siento culpable. ¿Lo puedes creer? Tengo las mismas botas desde hace años y no me he comprado nuevas porque siempre que quiero hacerlo, termino comprando algo para mis hijos.

Quiero que me traigas paciencia porque se me acaba muy pronto. Te diré, sinceramente, que ya no me queda paciencia. Mándame mucha paciencia porque no sabes cuánto la necesito.

Quiero energía, porque como te decía al comienzo, ya no me queda energía ni para lavarme los dientes por la noche antes de dormir. Estoy agotada.

Por último, te pido que mi marido comience a cooperar más en casa porque cada vez que llega del trabajo dice que está cansado. ¿Y yo? ¿Acaso no me canso? A veces me dan ganas de dejarlo y que me regales otro pero luego pienso que tal vez todos son iguales y se me pasa.

Atentamente, una mamá agotada

Constanza Diaz

Perfectamente imperfectas es un lugar para mujeres reales, sin filtro. Un lugar de información, desahogo y entretención. Perfectamente imperfectas es una revista digital con noticias, actualidad, tendencias, columnas y mucha información de vanguardia para las mujeres que se atreven a decir lo que piensan. Las cosas tal y como son. Sin maquillaje.

Pin It on Pinterest